Etiquetas

Cuando en las empresas, en las familias, en los grupos de amigos, en los diferentes centros de trabajo, en los grupos sociales, en los gobiernos o en los países, se promulga y promueve: la división, el enojo, el no respeto a la autoridad, el anarquismo, la indolencia, el subsidio permanente, la holgazanería, la indisciplina, la falta de objetivos claros, entre otras circunstancias, el FRACASO ROTUNDO está asegurado.

Las preguntas que deberíamos de realizarnos serían:

  1. Quien es el responsable de que esto suceda?
  2. Qué deberíamos de hacer para solucionar esta situación?

Los responsables total y absolutamente son los líderes de los diferentes grupos y organizaciones. No existen otros responsables, pudieran haber circunstancias temporales que modificarán sus desempeños, pero un verdadero líder actúa positivamente a pesar de las circunstancias buscando siempre incrementar el bienestar y todo tipo de beneficios para todos y cada uno de los involucrados en las organizaciones, familias, empresas, gobiernos y países.

Un líder busca el beneficio de todos los involucrados, realizando con firmeza y apegado a los principios éticos y la ley todos las acciones que realizará. Obviamente no podrá dejar contentos a todos porque sus acciones no serán entendidas o dañarán intereses personales, pero a pesar de ello, deberá de ejecutarlas con fortaleza y constancia.

Cuando el líder no logra los objetivos a los que se comprometió, olvidó a todos los involucrados, tomó decisiones parciales, buscó intereses personales o dañó la estabilidad del grupo, la empresa, la familia o el país, la única solución realista es separarlo o quitarlo de su cargo y responsabilidad.

Lo más doloroso es reconocer que nos equivocamos al seleccionar a quienes no dan resultados en todos sentidos y en todas las organizaciones, familias, sociedades o gobiernos. E insisto, la única real solución es quitarlos para que no hagan más daño del que están realizando.

Y tú qué consideras?