Un héroe en teoría es un ser, imaginario o no, que se enfrenta a la adversidad y a pesar de todas las cosas sale adelante. Un héroe representa a el bien y no al mal. Un héroe busca ante todo el bienestar del pueblo, de su pueblo, de su gente para que puedan ser mejores y al mismo tiempo puedan crecer social y culturalmente.

Sin embargo, hoy en día tenemos una gran carencia de héroes.

Vayamos por ejemplo al concepto de los funcionarios públicos:

Tal pareciera que el objetivo de los funcionarios públicos en lo particular es incrementar sus patrimonios y no la búsqueda del bien común. La credibilidad hacia el ejercicio de la función pública es cada día menor y el desprestigio por realizar esta función es mayor en cada mometo. Las decisiones públicas bien parecieran decisiones personales sin buscar el bien común.

Pero también a nivel empresarial la falta de héroes es patente. No tenemos realmente  o no tenemos un número importante de empresarios íntegros con sus clientes, sus colaboradores, sus proveedores, su familia, sus principios y valores.

Si los cachorros de león aprenden a cazar imitando a la leona, nuestros hijos y colaboradores aprenderán a ser empresarios imitando a sus padres y jefes. Pueden imaginarse sólamente por este hecho la gran responsabilidad social que tenemos de formar nuevos ejecutivos, empresarios y personas?

La falta de congruencia en el ser y accionar de las personas llevan por ende a ser incongruentes en las acciones en las empresas y como no tienen claridad en su plan de vida y no cuentan con un firme estalecimiento de valores, entonces “todo se vale” para obtener los objetivos marcados.

Sea Usted un héreo para su familia, para su empresa, para sus colaboradores, para su comunidad y para su país. Pero sobre todo sea congruente y honesto en el actuar y actuar.

Anuncios