Desgraciadamente en nuestro país, muchas empresas fracasan durante los primeros años de iniciar su sueño de emprendimiento. Se escucha que a los pocos meses de empezar la operación de las compañías, entran en una etapa llamada “el valle de la muerte”.

Sin embargo, la pregunta es ¿porqué sucede esto?, ¿Cuáles son las causas que no permiten a los empresarios continuar con su emprendimiento, con su sueño?, ¿Serán acaso razones financieras, operacionales, de madurez empresarial, de conocimientos, de madurez directiva y empresarial, comerciales?, ¿Serán todas ellas juntas?.

Las empresas que perduran realizan con simpleza ciertas cosas:

  1. Definen claramente la visión de la empresa a cinco años por lo menos.
  2. Desarrollan con claridad sus procesos.
  3. Han generado correctamente objetivos y métricos.
  4. Realizan una evaluación del desempeño de forma ética.
  5. Son muy disciplinados.
  6. Cada año “matan la vaca flaca”.

Es probable que al realizar los primeros tres puntos,  lo aprendido anteriormente ya sea en labores profesionales anteriores o en las universidades nos llevarán a cierta posibilidad de éxito. Sin embargo, los problemas inician cuando tenemos que generar de los puntos 4 al 6.

Evaluar de forma ética, para muchas personas les resulta muy complicado, ya que no siempre se desea que sus colaboradores crezcan en todos sentidos.

Las empresas exitosas son muy disciplinadas y no se dan el lujo de perder la visión de su empresa, comprometiendo el largo plazo por las decisiones a corto plazo, aunque esto llegara a implicar un beneficio económico a corto plazo.

Sin embargo, el gran éxito además de la disciplina implica el “matar la vaca flaca”. ¿Pero esto qué es?.

Existe una pequeña historia que habla de un maestro y su súbdito que van a una región muy pobre para tratar de ayudar a sus habitantes. Llegada la noche, son hospedados en una casa de la región en donde los lugareños de esta casa consumían lo que producía una vaca flaca y obviamente a los visitantes los alimentan con este producto.

El alumno conmovido, le comenta a su maestro que será muy importante ayudar a esta familia que se ha quitado el pan de la boca para poder entregárselos.

El maestro convencido de las palabras de su alumnos, toma una daga y degolla a la vaca flaca y le pide al alumno irse de la casa. Desde luego el alumno no entiende lo que su maestro acaba de realizar pero obedece a su maestro y parten.

Poco tiempo después, regresan al lugar y éste ya tiene la casa con algunos elementos de construcción de mayor fortaleza, unas pocas gallinas, unos cerditos, cosechan algunas legumbres y tienen un pequeño becerro.

Se pueden imaginar que en su empresa el 20% de los clientes que representan el 80% de sus ingresos, el día de mañana les digan que ya no serán sus clientes. ¿Qué harían Ustedes?

Matar la Vaca Flaca significa permanentemente salir de su área de confort, estar preparados para hacer crecer nuevos clientes que sustituyan a los actuales, sin perder los actuales. Significa buscar siempre la mejora contínua y la innovación.

Para sostenerse y crecer las empresas exitosas hacen lo siguiente: Siguen su visión, definen claramente sus procesos, generan metas y métricos,  evalúan, son muy disciplinados y matan la vaca flaca.

¿Y Usted ya mató a su Vaca Flaca?

 

Anuncios