En casi todas las novelas y cuentos infantiles, los gigantes son seres con una gran fuerza, caracter férreo y algunos de ellos con poderes sobrenaturales. Los personajes (no gigantes) de estos cuentos les temes pero al mismo tiempo los honran y rinden respeto; tal pareciera que quisieran ser como ellos.

Los fundadores de empresas o emprendedores, cuyas compañías ya tienen más de 10 años en el mercado,  son vistos por sus colaboradores como aquellos gigantes que han luchado y ganado en todo. Tal parece que hablamos de seres mitológicos o semidioses en este mundo.

Sin embargo, si estos “Gigantes” no han formado un gran equipo que sostenga el desarrollo y grandeza de su “reino”, el teimpo, las enfermedades, la vejez o la llegada de otros “Gigantes” llevarán inmisericordiamente a la “Caída y muerte del Gigante”.

Las empresas familiares tienden a contratar inicialmente a los familiares o amigos en sus organizaciones sin considerar si son los perfiles que se requieren para cierta actividad. Desean estos empresarios subsanar dos cosas: 1) Manos que trabajen y 2) Gente de”Confianza”. La realidad es que es más fácil decirle a un hijo que esta semana no hay flujo y se espere a cobrar unos días más tarde que a un colaborador, Sin embargo, también algunos empresarios se sienten patriarcas de sus familias y es una forma de ser honrados por todos ellos.

Cuando las empresas familiares crecen y no se han preocupado por crear y formar un fuerte o mejor dicho fortísimo departamente de Recursos Humanos que actúe como: un socio para la organización, sea un líder entre los colaboradores, aplique la estrategia y visión de la organización en temas de Desarrollo Organizacional amén de llevar la correcta administración salarial de la empresa todo ello bajo conceptos éticos, entonces la empresa estará preparando al Gigante para “bien morir”.

Todavia hoy, las empresas incluyedo a las familiares están formadas por personas, sin embargo tal pareciera que para muchas de ellas lo importante son los flujos de efectivo, la administración de los activos, los procesos productivos, las estrategias comerciales, la participación de los mercados, la reducción de los costos, la exportación, los esquemas de transporte y logística, etc., sin embargo poco nos preocupamos por hacer crecer al personal, por generar planes de carrera, por realizar verdaderas y justas evaluaciones de desempeño, por generar un pago justo, por tener comportamientos éticos, por tratarlos dignamente, etc., en fin, por entender que sin los colaboradores leales y contentos, las empresas irán necesariamente al caos y a su desaparición.

Invertir en el talento es obtener grandes rendimientos a mediano y largo plazo. Generar planes para que la rotación disminuya significa incrementar su utilidad financiera, participar en más mercados, innovar, ser diferente…

¿Está Usted preparado para cimentar reinos o para bien morir?

 

Anuncios