El cuerpo humano está compuesto de muchas partes, las cuales forman sistemas y aparatos. Así por ejemplo, en términos generales el aparato digestivo está formado por la boca, lengua, esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso y recto.

Pudiera no funcionar adecuadamente uno de los componentes, como en este caso del aparato digestivo, y la persona seguiría viviendo, operando, sintiéndose mal pero no podríamos asegurar que está sana y creciendo adecuadamente. Es posible inclusive  extirpar parte del intestino delgado o grueso y seguir viviendo, con ciertos cuidados tanto de alimentación como farmacéuticos.

Así mismo, las empresas están formadas por diversas áreas de la organización que en conjunto forman una empresa. Si una de estas partes no trabaja adecuadamente, entonces tendremos problemas, visibles o no, como en el caso del aparato digestivo, pero que para la empresa generará un desarrollo no del todo sano.

La empresa, está formada por cuatro grande áreas: Comercial, Finanzas, Capital humano y Operaciones. Supongamos por un momento que la Dirección de Finanzas de una empresa o grupo está formada por el área de contraloría, que a su vez tiene bajo su cargo a las contabilidades de cada una de las empresas que forman un grupo determinado; pero además, la dirección de finanzas es responsable de la tesorería, a quienes les responden las áreas de cuentas por cobrar y cuentas por pagar; pero además, esta dirección financiera tiene bajo su custodia la administración o gestión de uno o varios centros de operación o empresas; sin olvidar desde luego la relación con bancos, el área de presupuestos, el área fiscal, la auditoría interna y la relación con la Dirección General o Socios.

Si una de las áreas de esta dirección financiera no funciona adecuadamente, retrasará el trabajo en conjunto de la dirección y los resultados corporativos podría verse afectados por la no alineación de objetivos y trabajos de todas las áreas.

Se podrían imaginar nuevamente en el ejemplo del aparato digestivo, que éste trabajara a diferentes velocidades en función a la decisión de cada órgano y por ejemplo que un día el intestino delgado se declare en rebeldía o con cansancio extremo y decida que los próximos tres días no trabajará, o que lo hará a una velocidad mucho menor? Que le podría pasar al cuerpo humano si esto sucediera?.

Los médicos deben de realizar como primera actividad una auscultación para tratar de determinar algunos síntomas en el paciente. En la empresa, lo primero que deberá de realizar un director es un diagnóstico de la empresa o grupo a dirigir.

De la misma manera en que el médico realiza diversos diagnósticos a la misma persona en función a su edad y tratamiento específico que se le ha pedido realice, en la empresa se deberán de realizar diagnósticos en base a la etapa en que vive cada empresa pero sobre todo generar a profundidad uno –el diagnóstico- cada año. Es como el check-up en una persona.

La cualidad más importante para realizar un diagnóstico acertado es la objetividad, que significa analizar la situación y después decidir lo que queremos. La Objetividad en el diagnóstico corporativo, implica analizar la situación  de la empresa y como consecuencia realizar la toma de decisiones.

La Falta de objetividad se genera como el conocimiento afectado por apetencias intuitivas del sujeto.

En el Diagnóstico debe de haber objetividad  pero al mismo tiempo prudencia. La Prudencia es el pensamiento para la acción que toma sus reglas de la realidad de la acción que parte. Y la Imprudencia  es la falta de objetividad.

Ante las oportunidades, la prudencia es la objetividad. Ante las amenazas, se requiere prudencia y fortaleza.

Para el diagnóstico es necesaria la valoración de las capacidades de nuestro yo. Es necesario tener y cultivar la Virtud de humildad que es la objetividad en la valoración de las posibilidades del propio yo, fincada en la prudencia. Se finca además en la justicia, para atribuir al “yo” lo que le corresponde (no presuntuoso de más y no timorato de menos). Busca evitar  la soberbia que es la  inflación del  “yo”.

Al realizar un diagnóstico de la empresa, al igual que un buen ckeck-up médico, se tiene que analizar de forma holística todas las áreas que comprende la compañía, para poder determinar cómo se encuentra cada una de ellas y las relaciones que comparten con todas las demás direcciones o áreas de la empresa. Qué relación e influencia tienen las Direcciones Financieras con las de Operaciones, Comerciales y Capital Humano así como con el Gobierno Corporativo.

Nos daremos cuenta, que cada una de estas áreas de la empresa ha madurado de diferente forma y requiere una toma de decisiones distinta para poder obtener o lograr los objetivos corporativos que nos servirán de base para realizar una correcta Planeación Estratégica y así poder establecer posteriormente los métricos o tableros de control integral y desarrollar correctamente un presupuesto.

El correcto diagnóstico nos dirá de una manera clara, como una radiografía, cómo está su empresa.

¿Usted sabe cómo está su empresa?

Anuncios