Cuando un emprendedor desea y decide establecer una empresa, en la mayoría de las veces tiene en mente ciertos objetivos a lograr, sobre todo en los temas comerciales tales como el producto o servicio a comercializar así como algunos puntos relacionados con las finanzas del negocio, principalmente los flujos de efectivo requerido para arrancar el sueño de emprender y utilizar parte de este flujo en asuntos de operaciones y logística. En este momento todo lo relacionado con el Capital Humano no es del todo importante ya que el propio emprendedor desarrollará el negocio.

Sin embargo, en la medida que el tiempo pasa y el negocio va tomando forma y creciendo, es necesario no solamente pensar en las operaciones y decisiones a corto plazo, sino también habremos que diseñar el futuro.

Entonces: ¿Qué tenemos que hacer para poder diseñar el futuro?

Pensemos en un ejemplo simple. Objetivo para el 2016: Deseo bajar de peso. De aquí surgen varias preguntas:

  • Cuantos kilos deberé de perder?
  • En cuánto tiempo deberé de bajar de peso?
  • Estoy en condiciones físicas para iniciar un régimen de ejercicio?
  • Cuál es el ejercicio adecuado que requiero?
  • Debo de tener un régimen alimenticio y cuál será el adecuado?
  • Cómo definiré un programa de reducción por semana o mes?
  • Cómo mediré los avances del programa realizado?
  • Deberé de destinar cierta cantidad de mis ingresos a este nuevo programa?
  • Requeriré financiamiento adicionales para lograr bajar de peso?
  • Cuáles son los riesgos, si existen, de realizar este programa de reducción de peso?

Para poder realizar un plan real en las empresas, deberemos de entender que éstos no se pueden lograr a corto plazo. Es por ello que las empresas deberán de pensar en condiciones de varios años. Normalmente se piensa en temas y objetivos a corto, mediano y largo plazo, teniendo un proceso de planeación a cinco años con revisiones y adecuaciones anuales, sin embargo siempre pensando en el horizonte futuro.

Las empresas al crecer deben de considerar cinco áreas estratégicas del negocio: a) Comercial, b) Operaciones, c) Administración y Finanzas, d) Capital Humano y e) Gobierno Corporativo.

Es indispensable antes de iniciar un proceso de planeación en la empresa, realizar un diagnóstico de cada una de las áreas de la compañía y para cada una de las sucursales o plantas que se hayan desarrollado con el negocio. Este diagnóstico es la forma real de conocer las etapas de maduración de las empresas en cada una de sus áreas. Debemos de recordar que no todas las áreas crecen y maduran a la misma velocidad.

El diagnóstico nos dará una base real para iniciar los procesos de planeación considerando los objetivos corporativos establecidos por el o los accionistas de la empresa.

Es en este proceso en el que deberemos de preguntarnos cuatro cosas:

  • ¿Qué producto o servicio realmente vendemos?
  • ¿Por qué nos compran o por qué no nos compran?
  • ¿Cuál es nuestro diferenciador que genera una barrera de entrada?
  • ¿Cómo lograremos obtener mayor contribución y utilidades para la organización?

Una vez establecido el plan, deberemos de generar los métricos con los cuales daremos seguimiento al plan. Recordemos que los métricos deben de estar alineados a los objetivos genéricos de la empresa, sin embargo los tableros de control o Balance Score Card, deben de estar diseñados para medir la estrategia, las acciones gerenciales y los temas operativos.

Ahora deberemos de generar un presupuesto para lograr el plan y definir el cómo lo lograremos financieramente.

Como podremos observar, para lograr un verdadero plan estratégico es necesario:

  • Realizar un diagnóstico
  • Generar un plan en base a objetivos a largo plazo
  • Definir objetivos a corto, mediano y largo plazo
  • Establecer métricos o Balance Scord Card
  • Definir un presupuesto para lograrlo.

Es mejor tener un plan que no tener ninguno pero habremos de realizarlo de la manera correcta.

¿Está Usted listo para realizar su proceso de Planeación Estratégica?

¿Está listo para planear el futuro?

Anuncios