Etiquetas

,

  1. Productividad, innovación y sostenibilidad

Productividad e innovación fueron los precursores del modelo actual de liderazgo empresarial que, partiendo del profundo respeto por el medio ambiente y contando con una conciencia social sin precedentes, se centra en la sostenibilidad corporativa. Este concepto abarca, no sólo el aprendizaje, sino también las mejores prácticas de sus antecedentes, con un giro diferente, que proviene de la intensa competencia por los recursos que se vive a escala global.

Recursos y talento humano han de ser guiados correctamente hacia un futuro más sostenible y, en este camino, las empresas tienen mucho que decir.

El hacer un uso eficiente de los recursos naturales y del capital humano se plantea como una necesidad para sobrevivir, con mayúsculas, no sólo en el entorno

empresarial. Es por ello que la sostenibilidad se está convirtiendo en uno de los criterios clave empleados a la hora de juzgar la calidad de una empresa y de sus líderes.

 

  1. Las claves para el desarrollo de una empresa sostenible

La sostenibilidad es, como la ciencia, una conjunción de teoría y práctica en la que no puede faltar la motivación.

Las claves para el desarrollo de una empresa sostenible pueden concretarse en cinco:

  1. Integrar sostenibilidad y estrategia: cada negocio ha de incluir la sostenibilidad en las raíces de la estrategia corporativa, tratándola como un asunto prioritario y no como una cuestión periférica. Hay que evitar el error de abordar la sostenibilidad desde un ángulo distinto y mediante el planteamiento de una estrategia independiente.
  1. Incorporar la sostenibilidad en la cultura de empresa: haciéndola extensible a todos los ámbitos y niveles, buscando el compromiso de todos los grupos de interés. El objetivo es que, cada miembro de la organización (no sólo trabajadores y directivos, sino también proveedores, accionistas y subcontratistas), interiorice los nuevos valores adquiridos por la empresa para lograr su corresponsabilidad.
  1. Cuantificar los beneficios de la sostenibilidad y evaluar los riesgos que implica no actuar en concordancia. En esta misión puede ser muy útil la gestión de escenarios hipotéticos que permitan evaluar el impacto potencial de futuros problemas ambientales y sociales. Tal y como el Dr. Willard expone, “la  sostenibilidad puede aumentar los ingresos, reducir los gastos de energía y de residuos, reducir los materiales y los gastos de agua, aumentar la productividad de los empleados, minimizar la rotación de personal y reducir los riesgos estratégicos y operativos”. No evaluar los riesgos implica estar desprotegido frente a por la escasez de recursos naturales y huelgas laborales al clima violento y sequía, problemas que pueden afectar al negocio, la cadena de suministro e incluso a la capacidad para operar en ciertas regiones.
  1. Ser más transparente. Comunicar lo bueno, lo malo y lo regular de los esfuerzos que se están llevando a cabo en materia de sostenibilidad, exponiendo cuáles son los planes de mejora. Muchas bolsas de valores han adoptado o están considerando la adopción de los requisitos de cotización para los informes de sostenibilidad. Ser directo al informar sobre el estado actual de la empresa en cuanto a sostenibilidad y claro al comunicar las acciones que se van a tomar para mejorar en cada área.    
  1. Anticiparse y adaptarse a las circunstancias cambiantes. Innovar, aplicar nuevas ideas creativas y transformar en vez de desechar, son las bases del nuevo reciclaje y gestión de residuos. Siempre es posible dar un uso más a algo o buscarle otra función antes de desecharlo, es la base de la creatividad aplicada a la innovación con un objetivo de sostenibilidad.
  1. Los pilares de la sostenibilidad en la empresa ;Competitividad responsable y desarrollo sostenible se apoyan en:
  • Medio Ambiente: teniendo en cuenta la escasez de recursos ambientales y estableciendo un compromiso que guíe hacia un mundo mejor.
  • Gobernabilidad: observando la normativa externa aplicable y también los valores de la empresa contenidos en su cultura.
  • Comercio responsable: a través de la implicación de accionistas, clientes, proveedores y cualquier otro ente con el que se interactúe.
  • Política pública y comunicación: que reporte la realidad, basándose en la transparencia.

 

Nota de EA Business School: Claves de productividad.

Anuncios