Etiquetas

,

Se sabe que el término administración de la cadena de suministro (ACCS) se integró al vocabulario de los directores ejecutivos, de finanzas, de operaciones y de información durante la década de 1990. La dinámica del entorno se modificó de manera drástica durante ese decenio y las organizaciones han tenido que adaptarse o perecer.

Hay cinco fuerzas externas fundamentales que al parecer conducen el ritmo del cambio y dan forma a nuestro panorama económico y político: la globalización, la tecnología, la consolidación organizacional, el consumidor con facultades para tomar decisiones y las políticas y regulaciones gubernamentales. El impacto de esos factores varía de un sector a otro, pero todos son vitales. Otras fuerzas externas también afectan a algunas organizaciones, en especial en los sectores públicos y sin fines de lucro.

La tecnología ha tenido un efecto significativo en las cadenas de suministro como facilitador del cambio a medida que las empresas han transformado sus procesos. No obstante, también es una fuerza importante en la modificación de la dinámica del mercado. Las personas y las organizaciones están conectadas las 24 horas del día durante los siete días de la semana y tienen acceso a la información sobre la misma base por medio de internet. Nos hemos convertido en lo que algunos llaman la generación “De clic aquí”. Ya no tenemos que esperar que los medios de comunicación “empujen” la información hacia nosotros en su propio horario; podemos “jalarla” conforme la necesitemos. Vastos almacenes de datos e información están casi en la punta de nuestros dedos. Las redes sociales como Facebook y Twitter desempeñan un papel cada vez más importante en las empresas, e influirán en las cadenas de suministro debido a su impacto en la demanda del cliente y la velocidad de la transferencia de información. Muchas empresas ven oportunidades para aplicar la minería de datos a los mensajes instantáneos breves de 140 caracteres o menos (tweets) con el fin de descubrir información relacionada con la demanda y elaborar pronósticos más acertados.

Se ha dicho que la tecnología ha permitido a las personas y a las organizaciones pequeñas conectarse con el “conocimiento colectivo” del mundo para crear fantásticas oportunidades de colaboración en las cadenas de suministro. La consecuencia natural de este fenómeno es que el mundo se ha “nivelado”. En otras palabras, países tradicionalmente poco desarrollados como China e India se han capacitado y pueden participar en la economía global con una mayor facilidad. El mundo ya no se inclina hacia países como Estados Unidos y las naciones europeas en términos de ventaja económica. La tecnología ha mejorado el outsourcing en las economías menos desarrolladas. Las oportunidades de colaboración entre las personas y empresas en todo el mundo se han multiplicado. El otro lado de la moneda es que estos avances económicos también han creado oportunidades de mercado para las empresas estadounidenses. En consecuencia, el flujo del comercio se ha vuelto multidireccional. Este factor también aumenta la necesidad de cadenas de suministro eficientes y efectivas.

Sin embargo, no deberemos de olvidar que trabajamos con personas y para personas y deberemos de emprender a favor del hombre…

Del libro: Administración de la Cadena de Suministro de Gibson

Anuncios