Etiquetas

, ,

Se sabe que el término administración de la cadena de suministro (ACCS) se integró al vocabulario de los directores ejecutivos, de finanzas, de operaciones y de información durante la década de 1990. La dinámica del entorno se modificó de manera drástica durante ese decenio y las organizaciones han tenido que adaptarse o perecer.

Hay cinco fuerzas externas fundamentales que al parecer conducen el ritmo del cambio y dan forma a nuestro panorama económico y político: la globalización, la tecnología, la consolidación organizacional, el consumidor con facultades para tomar decisiones y las políticas y regulaciones gubernamentales. El impacto de esos factores varía de un sector a otro, pero todos son vitales. Otras fuerzas externas también afectan a algunas organizaciones, en especial en los sectores públicos y sin fines de lucro.

Es posible que la globalización sea el factor que los líderes empresariales citan con mayor frecuencia y el que ha reemplazado el período de la Guerra Fría, posterior a la Segunda Guerra Mundial, como la fuerza motriz de la economía mundial. Los conceptos de mercado o economía globales han cobrado un significado nuevo para todo tipo de empresas (con y sin fines de lucro; pequeñas, medianas y grandes; de productos o servicios) y para los consumidores individuales durante las dos décadas anteriores.

En general, la globalización ha generado un entorno geopolítico que se caracteriza por una competencia intensa. Éste se manifiesta en amenazas y oportunidades tanto económicas como políticas. Algunas personas han sugerido que no existe una “geografía” en el entorno global actual (en sentido figurado) o que, quizás de modo más acertado, el tiempo y la distancia se han comprimido. Así, por ejemplo, las empresas que buscan reducir sus redes globales se plantean preguntas como:

¿En qué partes del mundo deberemos ofrecer materiales o servicios?
¿En qué partes del mundo deberemos fabricar o producir nuestros productos y servicios?
¿En qué partes del mundo debemos comercializar y vender nuestros productos y servicios?
¿En qué partes del mundo debemos almacenar y distribuir nuestros productos?
¿Qué opciones de transportación global debemos considerar?

Algunos de los problemas o desafíos más importantes de las cadenas de suministro en la economía global son: 1) Mayor riesgo político y económico; 2) Ciclos de vida de producto más breves; 3) La desaparición de las fronteras organizacionales tradicionales. Todas estas cuestiones ameritan un análisis detallado.

La volatilidad de la oferta y la demanda ha aumentado por varias razones. Los actos terroristas, por ejemplo, pueden perjudicar seriamente el flujo de comercio. Las empresas han implementado medidas de seguridad para proteger sus cadenas de suministro globales, y están preparadas para actuar con rapidez a efecto de contrarrestar los desafíos que implica el flujo de materiales a lo largo de dichas cadenas, pero siempre hay riesgo. Uno de esos retos ha sido la contaminación de los productos alimentarios y suministros de países como China. Una interrupción en el flujo de productos desde este país ocasionaría una severa escasez de alimentos y otros productos. Las catástrofes naturales, como huracanes, inundaciones y terremotos se han vuelto más problemáticas debido al alcance y la magnitud del comercio global; por tanto, representan contratiempos potenciales graves para la cadena de suministros globales. Las que ocurrieron en Japón en 2011 interrumpieron o desestabilizaron las cadenas de suministro de las empresas automotrices y tecnológicas de todo el mundo. Podrían citarse otros casos, pero es suficiente decir que la cantidad y gravedad de los desafíos que plantean la oferta y la demanda pueden acentuarse debido a las distancias implicadas, lo que exige estrategias de reducción de riesgos.

Con la competencia global por los mercados y las fuentes de oferta han surgido también problemas a largo plazo. El aumento en la producción siderúrgica y automotriz en China y en la tecnología informática en India ha ocasionado cambios significativos en la industria de los componentes y los bienes terminados en Estados Unidos. Las cadenas de suministro de las mejores empresas deben ser adaptables y flexibles a fin de encarar los desafíos que supone la globalización de los mercados.

La reducción de los ciclos de vida del producto es una consecuencia de la capacidad de los bienes y servicios para duplicarse con gran rapidez. Las empresas tecnológicas son las más vulnerables ante la amenaza de que los suyos sean imitados y mejorados por medio de prácticas como la ingeniería inversa. No obstante, casi todos los productos en nuestro entorno global y competitivo enfrentan este problema. Desde la perspectiva de la cadena de suministro, los ciclos de vida reducidos suponen un desafío para la administración de inventarios. Es muy probable que haya una reducción rápida en la demanda de los productos que pueden duplicarse y que, por tanto, sea necesario aplicar nuevas políticas de fijación de precios, lo que acarrea grandes retos para la administración eficaz del inventario. El riesgo de obsolescencia en ciertos sectores dela economía a medida que se desarrollan nuevos productos o de reconfigurar los antiguos. Ambos escenarios son un desafío para las cadenas de suministro. Las empresas tecnológicas son particularmente vulnerables a la obsolescencia del producto.

El desvanecimiento de las fronteras organizacionales tradicionales es resultado de los ajustes y transformaciones que las empresas han efectuado en su modelo o forma de hacer negocios en una economía global competitiva. Para conservar su viabilidad financiera (léase rentabilidad) algunas subcontratan ciertas funciones de su operación con otra empresa nacional o global que ofrezcan lo que necesitan de manera más eficiente y, con algo de suerte, mantenga la calidad. También pueden aumentar esta última en sus operaciones o servicios actuales a fin de que sus clientes reciban mayor valor.

El outsourcing o subcontratación, no es algo nuevo; ha existido por décadas. Ninguna organización es del todo independiente. Sin embargo, la competitividad del entorno global ha aumentado el alcance de la subcontratación a nivel nacional y global. Como se dijo antes, las empresas deben analizar su forma de hacer negocios para seguir siendo competitivas y viables en términos financieros. Nike, por ejemplo, subcontrata toda su manufactura y lo ha hecho por muchos años. Las aerolíneas y hoteles también subcontratan sus centros de atención telefónica. Muchos fabricantes automotrices y de computadoras hacen lo propio con la producción de los componentes o piezas necesarios para sus productos terminados. Existen muchos casos de outsourcing de materiales y servicios. Desde la perspectiva de la cadena de suministro y logística, el crecimiento de la subcontratación aumenta la importancia de las cadenas globales eficientes y efectivas, a pesar de que son cada vez más grandes y complejas.

Complementos importantes en el auge de la economía global han sido el crecimiento y el desarrollo de la tecnología relacionada con las cadenas de suministro. Se menciona que el tiempo y la distancia se han comprimido, y sin duda la tecnología ha desempeñado un papel fundamental ne hacer que esto suceda.

Del libro Administración de la cadena de suministro de Gibson

Anuncios