Etiquetas

,

En los negocios como en la vida, a veces ocurren cosas malas a gente buena, y a veces cosas buenas le pasan a gente mala. Pero con el tiempo, si juegas lo suficiente, todo el mundo recibe lo que merece… buenos y malos (Jeffrey Immelt CEO de General Electric).

Las empresas son entes vivos, formadas por personas, con necesidades y objetivos diferentes, pero no necesariamente alineados a los de la organización.

Es y debe de ser una gran responsabilidad la de los ejecutivos y directivos de la compañía el llevar a buen puerto los destinos de las empresas, sin embargo en el camino encontrarán circunstancias adversas tanto económicas, comerciales, de operación pero sobre todo de tono humano.

Encontrarán quienes les propongan participar quizás en un fraude, en un engaño (recordemos: una media verdad es una doble mentira), en buscar una supuesta acción colectiva a favor del bien común o de la institución, en donde se pueda demostrar, aunque no sea cierto, que se obtienen a corto plazo beneficios personales y empresariales (como en el caso de Enron) sin embargo todas aquellas personas que participan en estas acciones, como líderes, pseudo líderes o cobardes seguidores, ¿cómo enfrentarán el juicio de la historia, de sus hijos, de su familia, de la vida, al darse a la luz la verdad?

Con toda certeza, al ser todos nosotros personas que buscan el desarrollo de la familia, del estado y de México deberemos sustentar y apoyar a que esto nunca suceda o sucederá.

Nuestras actividades en la vida, en las empresas y en la familia realizadas en los últimos años así durante el 2014 adquirirán, sin duda, en el tiempo, su perfil propio, su huella dactilar distintiva, pero con el propósito que en lo fundamental tenga la misma naturaleza, aspire a los mismos fines y sobresalga con las mismas notas que constituyen y caracterizan sus valores y su familia a lo largo de su historia.

El objetivo consiste en que cada persona que pase y haya pasado por sus vidas potencie sus máximas posibilidades como tal, como persona, con todos los atributos que la hacen poseedora de este título.

En el transcurso de la vida , sabemos de la importancia de esta gran tarea de servicio generoso y exigente, la deberemos realizar y realizaremos con eficiencia si nos apoyamos en nuestros valores, tradiciones, y en el espíritu funcional del que somos deudores y depositarios.”

Para concluir me voy a permitir leer un fragmento de los puntos 70 y 71 de la encíclica Cáritas in Veritate:

“El desarrollo de los pueblos es considerado con frecuencia como un problema de apertura de mercados, de bajadas de impuestos, de inversiones productivas, de reformas institucionales, en definitiva como una cuestión exclusivamente técnica”. (70).

“El desarrollo es imposible sin hombres rectos, sin operadores económicos y agentes políticos que sientan fuertemente en su conciencia la llamada al bien común. se necesita tanto la preparación profesional como la coherencia moral”. (71).

Feliz Año.

Anuncios