Etiquetas

, ,

¿Que es el engaño?

El engaño es la acción y efecto de engañar, es inducir a alguien a tener por cierto aquello que no lo es, dar a la mentira apariencia de verdad, producir ilusión.

Cuando un engaño tiene como fin obtener un rédito económico, se habla de estafa. Este es un delito contra el patrimonio o la propiedad: el estafador engaña a la víctima y le hace entregar un bien patrimonial haciéndole creer la existencia de algo inexistente.

Cuando escuchamos de engaño lo asociamos a decepción, traición y mentira. También, al dolor psicológico que eso conlleva. Engañar es faltar a la verdad en lo que se dice, se hace, se cree o se piense. Asimismo, es dar a lo falso apariencia de veracidad o provocar que alguien tenga por cierto lo que no lo es. El autoengaño es cerrar los ojos a la realidad, por ser más grato y cómodo aceptar la mentira, como la persona que pretende ignorar la infidelidad de su pareja. El engaño que más ocurre es el de un ser querido o el de la persona a quien amamos. El dolor que nos causa es porque normalmente no podemos concebir que alguien que nos quiera nos mienta. Si un adversario o desconocido nos engaña le llamamos estafador o mentiroso pero si nos tima el ser amado nos sentimos desolados. En estos casos, el engaño más frecuente es por adulterio, pero no el único. Los hay por el manejo del dinero, por vicios, o por temor a enfrentar la ira del otro.

El ser humano sabe que existe el engaño y no obstante sucumbe ante las tretas. No siempre se está preparado para la trampa por más que se crea, se sea inteligente o se tenga experiencia. Un dicho popular nos advierte: “Al mejor cazador se le va la liebre”.

Abraham Lincoln dijo: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

Algunos engaños intentan proteger al engañado. Los niños suelen ser engañados por los adultos para el desarrollo de juegos o para mantener una fantasía. Un típico engaño es difundir la existencia de Papa Noel como el responsable de los regalos de Navidad. Los padres suelen engañar a sus hijos y afirman que Papa Noel ingresa a los hogares para dejar los obsequios.
A los pueblos nos encanta engañar, que nos engañen y engañarnos, el auto-engaño, diremos. Vivimos de la esperanza y de las utopías, lo cual es puntal esencial para que los que detentan el poder nos engañen una y otra vez. Pero no sólo los que detentan el poder engañan.

El que siempre haya existido el engaño es inevitable y, hasta cierto punto necesario, pero se ha abusado de él hasta la saciedad. Hemos olvidado, menospreciado y desechado los principios que conducen al orden y a la complejidad, y no puede existir lo uno sin lo otro.

Una característica fundamental entre las personas que usan el engaño es que tienen una personalidad carismática lo cual te lleva a confiar en ellas y con la cual ellos ya sea consiente o inconscientemente logran que las demás personas hagan cosas de las que puedan beneficiarse. De ahí que podemos hablar de líderes sociales, políticos y militares a través de los tiempos.
Dentro de la cultura del engaño hay personas que han alcanzado un nivel excepcional para manejar esta “habilidad” al grado de lograr grandes estafas, incluso la dentro de la psicología hay estudios que han utilizado el método científico para desarrollar métodos de engaño o convencimiento más avanzados como la “Programación Neuro-Lingüística”.

Cultura del engaño en la empresa

Cuando los antivalores son los que guían el actuar de las personas de tal forma que la mentira y el engaño se vuelven formas habituales de proceder para conseguir los propios fines, entonces podríamos diagnosticar que la organización está entrando a un proceso de “terapia intensiva”. De aquí que desgraciadamente tenemos una gran cantidad de “Empresarios Ricos y Empresas Pobres”.

Otro aspecto muy importante de la cultura, el comercio, ha sido un campo propicio para el engaño y esto se ha magnificado con la publicidad, la que engaña frecuentemente con verdades a medias. Recordemos que una media verdad es en realidad una doble mentira.

Con lo anterior podemos saber que dentro de la empresa el engaño es algo muy fácil de esperar en el actuar de algunas personas, ya que ciertos individuos buscan mejorar su situación laboral, lo cual los lleva a realizar acciones que en algunos casos pueden incluir engaños, todo esto para conseguir un aumento, un mejor puesto, o incluso el personal directivo de la empresa puede recurrir al engaño para vender un producto o para buscar un mayor beneficio para la empresa.

Las empresas llegan a generar diversos estados de Resultados en función de a quién o a quienes se les presentan; entonces tenemos resultados para los accionistas, para el banco, para el sindicato o para el SAT.

Dos casos como ejemplo:

El hombre que vendió la Torre Eiffel

Victor Lustig fue un personaje muy particular ya que, merecidamente, pasó a la historia como el mayor embaucador de todos los tiempos. Dotado de un carisma embriagante y con una sonrisa compradora, Victor, quedaría inmortalizado como “El hombre que vendió la Torre Eiffel”.

Ya poseedor de un profundo historial de estafas, como el haber vendido máquinas que imprimían dinero en su juventud, Lustig se lanzaría a realizar uno de los mayores engaños de la historia cuando en 1925, al leer en un periódico sobre los sonantes problemas que tenía la ciudad a causa de los gastos de mantenimiento del emblematico monumento parisino, adoptara el falso personaje de un oficial de gobierno y le enviara una invitación de negocios a seis comerciantes de la industria metalúrgica.

Armando una reunión en la misma torre, donde ofrecería a los posibles compradores transporte en lujosas limusinas y elaborados discursos sobre los beneficios de comprar el monumento, Lustig se las arreglaría para hacerlos entrar en un remate en el cual apostarían una gran cantidad de dinero. El remate lo ganaría André Poisson, y tras este, ya con un maletín repleto de billetes, Victor tomaría un tren hacia Vienna donde viviría como un duque por varios años.

Sin embargo, las aventuras de Lustig no terminarían con esto. Un tiempo después de su particular venta de la torre convencería al mítico Al Capone de realizar un negocio, inexistente, por 40 mil dólares. Tras mantener durante dos meses el dinero en una caja de seguridad Victor lo regresaría a Capone con una falsa nota de disculpas y el comentario de que el negocio había fallado. Capone, sorprendido por la “integridad” de éste buen hombre, le enviaría la suma de 5 mil dólares en señal de agradecimiento por no haber escapado con el dinero. De esta manera Lustig se quedaría no solo con una considerable cantidad de dinero sino que, además, ganaría el favor y amistad de uno de los mayores jefes de la mafia, solo por haberlo estafado.

Abusando de su suerte, varios años después, sería atrapado en uno de sus negocios y enviado a la prisión de Alcatraz. De todas maneras se las arreglaría para vivir como un Rey dentro de la misma.

En este caso se nota como gracias a su carisma y además gran capacidad intelectual este personaje logro que empresarios y grandes capos de la mafia cayeran en sus engaños, lo cual no hace entender que dentro de esta Cultura del engaño son las personas mas inteligentes las que pueden llevar estas acciones a un nivel impresionante tal como lo hizo Lustig al vender el monumento quizás mas emblemático de Francia.

Caso Enron

Hace 12 años se presentó la quiebra de Enron, empresa que dejó US$31.800 millones en deudas, sus acciones perdieron todo valor, y 21.000 personas alrededor del mundo se quedaron sin empleo. Sin lugar a dudas, uno de los mayores escándalos financieros de la historia.

La BBC recrea la historia de Enron de una forma que todos la podemos entender. Los antecedentes y consecuencias de este escándalo son muy importantes para que los Contadores, Gerentes y Auditores sepan lo que deben hacer en momentos de crisis y no vayan a pecar.

¿Qué clase de empresa era Enron?

Enron inició su vida como productora de energía en 1985, pasando poco después a ser comercializadora de energía. Terminó siendo un “banco de energía” que suministraba cantidades garantizadas a precios fijos en el largo plazo.

Enron era dueña de plantas generadoras de energía, distribuidoras de gas y otras unidades involucradas en el suministro de servicios a consumidores y empresas. También fue pionera en la compra y venta de energía como si fueran acciones o bonos.
Se convirtió en un gran intermediario en el mercado energético, tomando enormes riesgos financieros. En 15 años llegó a ser la séptima mayor empresa de Estados Unidos, empleando a 21.000 personas en más de 40 países.

La revista Fortune nombró a Enron la “compañía más innovadora” de Estados Unidos por seis años consecutivos, entre 1996 y 2001.

¿Qué provocó su colapso?

Cuando la empresa informó acerca de los resultados del tercer trimestre de 2001, en Octubre de ese año, reveló un agujero negro que deprimió el precio de sus acciones. La agencia reguladora del sector financiero estadounidense, la Securities Exchange Commission (SEC), inició una investigación de la empresa y sus resultados.

Enron admitió que había inflado las utilidades y pidió protección por bancarrota el 2 de Diciembre de ese año. Se descubrió que millones de dólares en deuda habían sido escondidos en una compleja red de transacciones.

Las audiencias parlamentarias e indagaciones de las agencias reguladoras fueron seguidas por una investigación penal para buscar a los culpables de la caída de Enron.

¿Qué salió mal?

Las operaciones comerciales de Enron dependían fuertemente de transacciones comerciales complejas, muchas de ellas asociadas a negocios futuros. Se alega que muchas de esas apuestas a precios energéticos futuros estaban perdiendo dinero, y que, para disfrazar ésto, se creó una red de “sociedades” que mantenían las pérdidas fuera de los balances generales de la compañía.

Algunas de las sociedades fueron supuestamente armadas por ejecutivos, para beneficiar a ellos y a sus familias en varios millones de dólares. Adicionalmente, muchos de los ejecutivos de la empresa supuestamente obtuvieron utilidades inmensas al vender sus acciones antes de que se hicieran públicas las dificultades de Enron.

¿Cuál fue el efecto del colapso de Enron?

Enron dejó US$31.800 millones en deudas, sus acciones perdieron todo valor, y 21.000 personas alrededor del mundo se quedaron sin empleo. Enron salió de la protección de bancarrota en 2004, y sigue vendiendo sus activos restantes para pagar a los acreedores.

El caso ENRON ha sido delos peores fraudes financieros ya que Kenneth Lay y Jeffrey Skilling utilizaros el engaño para hacer que inversionistas compraran las acciones de la compañía y así poder hacer dinero, esto al final se descubrió y perjudico a todos los empleados de ENRON y dejo una inmensa deuda.

Ante esta situación y cultura del engaño: ¿que deberemos de hacer como personas, ciudadanos, hermanos, padres e hijos?, ¿Cuál es la verdadera cultura que deseamos heredar?

Anuncios