Etiquetas

, ,

El Plan Nacional de Desarrollo presentado por el Lic. Enrique Peña Nieto en los temas de Ciencia Tecnología e Innovación indica:

“En contraste con la importante participación económica que tiene México en el mundo, persiste un rezago en el mercado global de conocimiento. Algunas cifras son reveladoras de esa situación: la contribución del país a la producción mundial de conocimiento no alcanza el 1% del total; los investigadores mexicanos por cada 1,000 miembros de la población económicamente activa, representan alrededor de un décimo de lo observado en países más avanzados y el número de doctores graduados por millón de habitantes (29.9) es insuficiente para lograr en el futuro próximo el capital humano que requerimos.

El posgrado representa el nivel cumbre del Sistema Educativo y constituye la vía principal para la formación de los profesionales altamente especializados que requieren las industrias, empresas, la ciencia, la cultura, el arte, la medicina y el servicio público, entre otros. México enfrenta el reto de impulsar el posgrado como un factor para el desarrollo de la investigación científica, la innovación tecnológica y la competitividad que requiere el país para una inserción eficiente en la sociedad de la información.

En las últimas décadas, la nación ha hecho importantes esfuerzos en esta materia, pero no a la velocidad que se requiere y con menor celeridad que otros países. La experiencia internacional muestra que para detonar el desarrollo en CTI es conveniente que la inversión en investigación científica y desarrollo experimental (IDE) sea superior o igual al 1% del PIB. En nuestro país, esta cifra alcanzó 0.5% del PIB en 2012, representando el nivel más bajo entre los miembros de la OCDE, e incluso fue menor al promedio latinoamericano.

Una de las características más notables del caso mexicano es la desvinculación entre los actores relacionados con el desarrollo de la ciencia y la tecnología, y las actividades del sector empresarial. El 34% de los participantes de la Consulta Ciudadana coincide en la importancia de esta idea para el desarrollo del país. El sector empresarial históricamente ha contribuido poco a la inversión en investigación y desarrollo, situación contraria a la que se observa en otros países miembros de la OCDE, donde este sector aporta más del 50% de la inversión total en este rubro. Lo anterior es en parte resultado de la falta de vinculación del sector empresarial con los grupos y centros de investigación científica y tecnológica existentes en el país, así como por la falta de más centros de investigación privados.

Si bien se han alcanzado importantes logros en algunas áreas (como biotecnología, medio ambiente, ingeniería, entre otras), un incremento de la inversión pública y privada debe ir de la mano con el fortalecimiento de los mecanismos de vinculación para traducirse en una mayor productividad. Es necesario alinear las visiones de todos los actores del Sistema de CTI para que las empresas aprovechen las capacidades existentes en las instituciones de educación superior y centros públicos de investigación.

La desarticulación del Sistema se debe revertir al interior de la Administración Pública Federal y entre las entidades federativas, que en su mayoría estimulan débilmente la participación de sus sociedades en actividades de CTI, desaprovechando sus capacidades y sus vocaciones. Asimismo, es necesario aumentar la disponibilidad de capital semilla o de riesgo para incentivar la generación de empresas con base tecnológica.

Finalmente, se requiere consolidar la continuidad y disponibilidad de los apoyos necesarios para que los investigadores en México puedan establecer compromisos en plazos adecuados para abordar problemas científicos y tecnológicos relevantes, permitiéndoles situarse en la frontera del conocimiento y la innovación, y competir en los circuitos internacionales.”

COMENTARIOS FINALES

En México se enseña permanentemente y en diversos foros varios temas:
1) La visión a corto plazo de la búsqueda de los resultados.
2) La falta de cumplimiento de las normas y leyes que nos rigen.
3) La falta de respeto hacia la persona e instituciones como una forma de mostrar valía y poder.

¿Cómo pensar que la educación y sobre todo los posgrados sean un factor de desarrollo económico en México si existe una desvinculación real entre las empresas, el gobierno y las universidades?. La educación en México durante muchos años ha estado enfocada a obtener beneficios a corto plazo; nunca se ha enseñado que los resultados sostenibles para las empresas, personas y sociedad son dados a mediano y largo plazo, basados en un plan estratégico.

Dado que esto no se enseña, entonces ¿cómo podemos pensar que tendremos realmente investigadores en México?. ¿No será que nuestros SNI´s, -todos ellos muy respetables y respetados- (Investigadores del sistema nacional de investigaciones) buscan entre otras cosas el apoyo económico adicional que les genera Conacyt amén del Status de estar o ser SNI?.

Desgraciadamente también, en México a través del Conacyt, se privilegia la generación de “papers” y no a la “Investigación Aplicada”. Los “paper´s” darán grandes procesos teóricos de investigación, sin embargo la “Investigación Aplicada” generará patentes, nuevos proyectos y nuevas empresas; en este último tema, México no tiene un foco claro como empresas, universidades y gobierno.

¿Cuántas patentes genera México en comparación a otros países? En verdad nos daría pena: En el año del 2012, México, como país, generó la séptima parte de las patentes que se realizaron en el Estado de Connecticut.

¿Esto se da por falta de recursos, falta de talento, o por no tener una vocación real a la investigación?

Es cierto también que solo algunas empresas o sectores industriales están orientados a generar investigación para el desarrollo de productos, procesos, esquemas comerciales o estructuras. Es cierto que las MiPymes en México no realizan investigación porque no existe la cultura para hacerlo, porque no se fomenta desde la educación básica los procesos de investigación e innovación sino que es más fácil “copiar” que desarrollar.

Tan es así, que se presentan proyectos industriales para buscar fondos federales enunciándolos como “transferencia de tecnología” y lo que realmente son estos proyectos es la importación completa de líneas de producción de Asia. Entonces ¿Cuál Transferencia? ¿No es realmente una copia?.

¿Pero cómo pensamos que la Pymes, que representan a más del 95% de las empresas en México inviertan en procesos de investigación y desarrollo si por otra parte, tenemos una propuesta fiscal y hacendaria para incrementar el IRS, lo cual no solamente debilita y desalienta a las compañías a reinvertir y generar procesos de innovación para competir a nivel internacional?.

¿En dónde encontramos el camino?, ¿Será necesario tropicalizar y especializar no solo por sectores industriales sino por condiciones geográficas la educación desde las bases o educación primaria?

Y si no hacemos algo, como diría el Chapulín Colorado: ¿“Ahora quién podrá protegernos”?

Anuncios