Etiquetas

, , ,

La tasa de delitos en México aumentó 16.9% en 2012 respecto a 2011, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Uno de cada tres hogares mexicanos resultó afectado.

El pasado año se registraron 27.7 millones de delitos, lo que representa una tasa de 35.139 delitos por cada 100 mil habitantes, dice la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) elaborada por el Instituto. El sondeo, realizado entre el 4 de marzo y el 26 de abril de 2013 en 95,810 viviendas, indica que en el 32.4% de los hogares mexicanos hubo al menos una víctima del delito en 2012, esto es, en 10.1 millones de hogares, por encima del 30.4 % reportado en 2011.

La población de 18 años y más a nivel nacional manifestó a INEGI que el tema de la inseguridad es su principal preocupación (57.8%), seguido del desempleo (46.5%) y la pobreza (33.7%).

En 2012 sólo se denunciaron el 12.2% de los delitos, de los cuales el 64.7% llevó al inicio de una averiguación previa ante el Ministerio Público. Este dato se conoce como la cifra negra

A partir de los resultados de la encuesta, con un índice de confianza del 90%, el INEGI estimó que del total de los delitos, solo el 7.9% derivó en la apertura de una investigación, y situó en 92.1% los actos delictivos que no se denunciaron o por los que no se abrió una averiguación previa.

La encuesta estimó 21, 603,990 víctimas de algún delito durante 2012, lo que equivale a una tasa de 27 mil 337 víctimas por cada 100 mil habitantes de 18 años y más. Durante 2012 se generaron 27,769,447 delitos asociados a 21,603,990 víctimas, esto es, 1.3 delitos por víctima. La tasa de delitos es de 35 mil 139 por cada 100 mil habitantes de 18 años y más.

Diferencia significativa

El INEGI informó que las pruebas estadísticas demuestran que existe diferencia significativa entre las estimaciones de víctimas y delitos de 2012 con las de 2011 y 2010. “El incremento en la tasa de delitos se debe, en mayor medida, al aumento de los delitos más frecuentes, tales como el robo o asalto en la calle o en el transporte público, la extorsión y el robo total o parcial de vehículo”.

El Instituto informó que el nivel de delitos no denunciados o que no derivaron en averiguación previa en el país durante el 2012 fue de 92.1% (cifra negra). Dicha cifra no tiene variación significativa respecto de lo estimado en 2011 y 2010.

La Envipe 2013 reveló que entre los motivos que llevan a la población víctima de un delito a no denunciar están las circunstancias atribuibles a la autoridad, como considerar la denuncia como una pérdida de tiempo y la desconfianza en la autoridad, con 61.9%.

La percepción de inseguridad en la entidad federativa, al momento del levantamiento de la encuesta (marzo-abril 2013), llegó a 72.3% de la población de 18 años y más. Las pruebas estadísticas “permitieron determinar que existe diferencia significativa entre las cifras de percepción de inseguridad en las entidades federativas para 2011, 2012 y 2013; es decir, que en 2013 aumentó la sensación de inseguridad.

Crece percepción de inseguridad

La cifra supera la alcanzada durante el último año del sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa, marcada por una ola de violencia desatada a raíz de la llamada guerra contra el narcotráfico.

A nivel nacional, 57.8% de la población consideró a la delincuencia como la mayor preocupación durante 2012; sin embargo, en los primeros meses de este año, la percepción de inseguridad aumentó de manera significativa.

El informe de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013 (Envipe) reveló que la inseguridad y delincuencia es el principal problema que aqueja a los mexicanos, detrás está el desempleo con 46.5%, seguido de la pobreza y el aumento de precios con 33.7 por ciento.

Pero si bien los homicidios bajaron en los primeros meses del gobierno actual en relación al año anterior, otros delitos como los secuestros y las extorsiones aumentaron considerablemente.

“Es la primera vez que la Envipe mide secuestros y desapariciones forzadas, por lo que no existen datos comparativos con 2011”, explicó Adrián Franco, director de Estadísticas de Gobierno, Seguridad Pública y Justicia del Inegi.

Según la Envipe, en 2012 se cometieron 105 mil 682 secuestros, una cifra que supera largamente el registro oficial de mil 317 casos denunciados en el sistema nacional de seguridad pública en ese año.

Esto tiene que ver con la altísima “cifra negra” de delitos que no se denuncian y que llegó en 2012 a 92.1%, dijo Adrián Franco.

A su vez, la encuesta realizada también reveló que un tercio de los 95 mil 810 hogares mexicanos en que se realizaron entrevistas había al menos una víctima de algún delito y que la delincuencia genera entre la población un gasto aproximado de 215 mil 200 millones de pesos, equivalentes a 1.34% del Producto Interno Bruto (PIB).

DESEMPLEO, CAUSA INSEGURIDAD

A nivel nacional, 41.8% de la población consideró que la principal causa de la inseguridad es el desempleo.

Le siguen la pobreza (34.8%), droga (32.5%), corrupción (31.4%), malos policías, delincuentes sin castigo o castigo poco severo, desintegración familiar, falta de valores, alcohol, educación de mala calidad.

En el apartado de corrupción refiere que 92.5% de los delitos que se cometen no se denuncian por distintos motivos, entre los que destacan la desconfianza en las autoridades en 61.9% de la población.

Del total de las víctimas de las denuncias hechas por víctimas ante el Ministerio Público se refiere que en 53.2% de los casos “No pasó nada” o “no se resolvió”.

Comentario Final.

Por qué sucede todo esto en México? ¿Por qué de la violencia? ¿Es realmente un problema social? ¿Es un tema de Gobierno o falta de Gobierno? ¿No será a caso un tema de personas?.

Me parece que hemos perdido la relación y el equilibrio de la verdad, en donde es más importante un auto, una casa, unas alhajas que la vida humana. Me parece que damos más valor a “tener o poseer cosas” que el respeto a los seres humanos.
No es posible que se asesinen arteramente a personas, cualquiera que estas sean, por lograr beneficios económicos a corto plazo, destruyendo realmente la cultura, la familia, la sociedad y el país a mediano y largo plazo.

Las cifras de homicidios, asaltos, muertes ya no nos espantan, es más, nos hemos acostumbrado a ellas y lo peor es que ya no generan asombro alguno.

¿Qué hacer?: ¿Educar?, ¿castigar?, ¿establecer normas y penas más fuertes?. ¿Generar fuentes de empleo?, ¿crecer como país?, ¿establecer nuevas leyes económicas?, ¿ser solidarios?, ¿ser subsidiarios?, ¿creer en las personas?, ¿buscar a Dios?.
Ante la muerte de los amigos, la desesperanza, enojo, frustración y sed de revancha desde luego llegan y vienen a la mente; sin embargo, no será a través de los procesos de “ojo por ojo” que lograremos mejorar una familia, una sociedad y un país.

Hemos equivocado el camino muchas veces, pero en algún momento deberemos de enmendarlo y luchar por mantener un México fuerte, porque de no hacerlo, cada día y con mayor frecuencia nuestros hijos buscarán verdaderas fuentes alternativas de trabajo, desarrollo y seguridad fuera de México. Por desgracia, cada día me entero de este hecho con mayor constancia. Estamos perdiendo el talento y futuro de México, de la sociedad de las familias…

Saludos a Don Ignacio Herrera (QEPD) donde quiera que se encuentre.

Anuncios