Etiquetas

,

Pues nada,,, Que un día llegó una carga de madera a la carpintería del pueblo y uno de los tablones traía adherido un panfleto con propaganda política que invitaba a afiliarse a un sindicato de la localidad. Todas las herramientas se enteraron del asunto…

A la mañana siguiente, las herramientas estaban en gran “alegata”, comentando las grandes ventajas que podría traerles esa afiliación y… Lógicamente la plática recayó en el tema de los líderes; necesitaban un líder para afiliarse…

Y resultó que TODAS se proponían para el puesto, pues creían que así, ya no tendrían que trabajar, pero los gritos fueron subiendo de tono y decidieron hacer una votación.

Después de escuchar las promesas y los planes de cada una, se encontraron como al principio, porque a todas les encontraron razones para NO elegirlas:

MARTILLO… Siempre habla muy golpeado y muchas veces lastima.
CLAVOS… Son muy metiches, unen a todos, pero primero los pican.
FORMÓN… Es muy incisivo y cortante.
CEPILLO… Quiere emparejarnos, pero primero nos quita algo.
FLEXÓMETRO… Dice que ya nos tomó la medida y no acepta errorcitos.
DESARMADOR… A todos hace dar muchas vueltas.
SERRUCHO… Casi siempre termina por dividirnos.
PRENSA… Con ella se siente mucha presión.
LIJA… Su trato es muy áspero.
PEGAMENTO… No te lo puedes quitar de encima.
CHILILLOS… Se creen superiores a los clavos y al pegamento.

Obviamente, por discutir habían dejado de trabajar y… En esas estaban, cuando llegó el maestro carpintero, quien les dijo:

No amigos, están cometiendo graves errores: El peor de ellos ha sido dejar entrar entre ustedes a LA CODICIA, LA ENVIDIA y la MALEDICENCIA, que les han inducido a creer que al ser líderes podrían vivir del trabajo de los demás.

Les indujeron a olvidarse del compañerismo y de la lealtad a su empresa al olvidar el maravilloso trabajo en equipo.

Los clavos no podrían unir sin la ayuda del martillo, que también ayuda al formón … Los chilillos y pijas necesitan de las vueltas del desarmador para penetrar y apretar lo que fijan… Y gracias a la prensa, las uniones con pegamento son firmes y duraderas…

El serrucho hace cortes precisos gracias a las mediciones del flexómetro y… Sin la lija, esos cortes quedarían astillados…

Eso, mis queridas herramientas, se llama trabajo en equipo y eso es lo único que necesitamos para que nuestra labor sea valiosa y nos llene de orgullo.

Todos tenemos el mismo objetivo, somos compañeros de la misma empresa, aunque tengamos diversas funciones y obligaciones ; y quien se olvide de ello por buscar su beneficio personal, sólo causará daño y desunión entre sus compañeros.

El verdadero líder es quien conduce a su grupo, con certeza y honradez, para que realicen su trabajo en forma eficiente, con entusiasmo y lealtad hacia la empresa y todos sus compañeros.

Nadie es superior a alguien, pero por orden se sigue una cadena de mando , con respeto y disciplina.

Enviado por Don Francisco Colin.

Anuncios