Etiquetas

, , ,

Talento rezagado y productos NINI

• Hace 20 años los estudiantes debían una media de 9.320 dólares (6.720 euros)
• Ahora deben 27.000 dólares (19.620 euros). Cantidad respetable para las diversas familias y el mundo. Datos de la organización Financial Aid

Las instituciones educativas sobresalen como las del gran fracaso en el siglo XXI; su oferta como producto, el de la formación del talento con rezago, la mayoría en el desempleo. La deuda estudiantil se ha cuadruplicado en la última década y ya supera el billón de dólares, por encima de la deuda de las tarjetas de crédito. Uno de cada cinco estudiantes será perseguido por impago.

Los padres de familia hacen el mayor esfuerzo de que la inversión en sus hijos sea redituable, pero las estadísticas muestran que están destinados a ser NINIS.

La inversión en la educación no ha sido redituable, para algunos le ha ayudado para la socialización contactos, pero no ha sido para acompañar a los talentos en el conocimiento de esta época de cambios. Los costo de las universidades están por arriba de los salarios.

La deuda hacia las escuelas crece tres veces más.

La cantidad que se debe por préstamos universitarios en EE UU excedió de el billón de dólares en 2012, según datos de FinAid.org que ha creado un sistema de medición de la deuda universitaria.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales, el coste de la educación universitaria está creciendo dos y tres veces más deprisa que la inflación y es mucho más elevado que el de la Sanidad. Si el Congreso no llega a un acuerdo, la tasa de interés de los 7,5 millones de estudiantes universitarios beneficiarios de un préstamo se elevará automáticamente del 3,4% al 6,8%.

Los tipos de interés de los créditos universitarios se mantienen congelados en el 3,4% desde 2007. El año pasado, en plena campaña electoral, Obama y los republicanos consiguieron prorrogar esa cifra un año más. La Casa Blanca y los partidos en el Congreso están de acuerdo en que es necesario subir los tipos pero no en el cómo o el cuándo.

El 23 de mayo, la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, aprobó una ley que establece que el interés se fije cada año en función del tipo de interés de los bonos del tesoro a 10 años más un porcentaje de 2,5 puntos, con lo que se obtendrían unos ingresos suficientes para reducir el déficit en unos 3.700 millones de dólares.
La cantidad que se debe por préstamos universitarios en EE UU excedió de el billón de dólares en 2012”

Aunque es una buena noticia que la Cámara haya adoptado una medida, no lo ha hecho en la dirección adecuada y no es justa ni suficiente. La Administración tiene un plan alternativo y ha amenazado con vetar la ley de la Cámara de Representantes si llega hasta la mesa del presidente. La propuesta del Gobierno también contempla una equiparar al de los tipos de interés de los créditos con los de los bonos a 10 años, pero con un plus del 0,9% que se establecería no de manera anual y variable como proponen los republicanos, sino en función de la duración del préstamo. La medida comenzaría a aplicarse dentro de dos años, durante los cuales, los demócratas en el Senado esperan mantener la actual tasa del 3,4%.

• “La Casa Blanca y los partidos en el Congreso están de acuerdo en que es necesario subir los tipos pero no en el cómo o el cuándo”

La educación universitaria no debe ser un privilegio reservado únicamente a los más ricos. Durante décadas, los préstamos se han convertido en el único recurso con el que cuentan los estudiantes y sus familias para financiar una carrera universitaria o estudios de posgrado. Los jóvenes norteamericanos pueden acceder a créditos ofrecidos por el Gobierno federal, bancos o instituciones para financiar una matrícula que, en el caso de las universidades privadas, cuesta una media de 38.000 dólares (27.000 euros) al año.

Dados los costos de la educación privada, muchos jóvenes apostaron por centros públicos, pero la alternativa no resultó ser mucho mejor. Según la organización College Board, el costo de una carrera universitaria en una entidad pública aumentó más del 8% solo en el último año.

• El caso de California, que cuenta con el 10% de los estudiantes de universidades públicas, el costo del curso 2011-2012 aumentó un 21%.

La deuda que ahoga a los licenciados ha sido uno de los temas centrales del movimiento que Ocupa Wall Street y de las decenas de manifestaciones que se han extendido por el resto del país. Miles de estudiantes se encuentra atrapados entre la deuda y el desempleo, enfrentándose a una de las peores situaciones de la historia.
• El desempleo para los graduados de 24 años o más jóvenes asciende al 9.4%, la tasa más alta desde que el Departamento de Empleo empezó a recoger estas cifras en 1985. En Europa las estadísticas también están en crisis y en el mundo tanto desarrollado y sub desarrollado.

Un problema para los deudores de préstamos de educación es que el sistema de EUA permite que un ciudadano que se declare en bancarrota cancele sus préstamos hipotecarios o créditos para consumo, pero nunca un préstamo para estudiar.

Mientras en el Reino Unido el 70% de los alumnos estudia con becas, en España lo hace un 30%. Más aún, mientras España destina todavía el 0,08% del PIB a becas, la media de la OCDE es del 0,24%, es decir, cuatro veces superior.

El mito de la Potencia universitaria

Las estadísticas del informe anual de la OCDE muestran que sólo uno de cada cinco adultos jóvenes de EE.UU. consiguen un nivel educativo más alto que el de sus padres.

Este es uno de los índices más bajos de ascenso social en el mundo desarrollado.

A pesar de ser un país cuya imagen está basada en el optimismo y la oportunidad, EE.UU. es ahora un lugar en el que es poco probable, que un hijo con padres poco educados llegue a la universidad. Es mucho menos probable que en cualquier otro país industrializado.

• Los jóvenes estadounidenses de hoy tienen menos de la mitad de oportunidades de graduarse.

• Además, sólo uno de cada cinco jóvenes adultos en EE.UU. se identifica ahora en términos educativos con la “movilidad descendente”, pues a pesar de tener padres con posgrados, ellos no pueden alcanzar ese nivel universitario.

• Mientras la educación superior del mundo busca la rápida expansión y el aumento del número de graduados, una potencia como Estados Unidos está a punto de moverse en el sentido contrario.

• Muchas veces se pasa por alto el predominio de la educación universitaria de EE.UU. en la era posterior a la guerra o en qué medida estaba vinculada a su papel como superpotencia económica, científica y militar.

• EE.UU. tuvo la primera gran participación masiva del sistema universitario. El proyecto de ley GI, que proporcionó subsidios para una generación de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, apoyó a tres veces más personas de las que se encuentran actualmente en todo el sector universitario del Reino Unido.

• Un estadounidense nacido en la década de 1950 tenía el doble de probabilidades de convertirse en un graduado que cualquier otra persona del resto del mundo industrializado.

La meritocracia ha dejado de operar

Pero el sistema universitario de EE.UU. ya no es el más sobresaliente. En la actualidad, ha sido superado por rivales en Asia y Europa.

Los jóvenes estadounidenses de hoy tienen menos de la mitad de oportunidades de graduarse, en comparación con otras economías industrializadas.

• El creciente costo de la educación superior en Estados Unidos se cita a menudo como uno de los impedimentos, debido a que la deuda colectiva de estudiantes ya supera el billón de dólares.

• El problema más profundo que radica en las desigualdades del sistema escolar.

• El nivel de segregación social y la excesiva relación entre el contexto familiar y el éxito en la escuela está “cortando el camino” entre la escuela secundaria y la universidad.

Se esta perdiendo la confianza en la idea de que el esfuerzo y la inversión en la educación puede cambiar las oportunidades de vida, esto generara un problema muy serio.

Inseguridad y los ingresos se reducen

El fenómeno del descenso social y encontró que un tercio de los adultos de clase media abandonará ese estatus en algún momento de su vida adulta.

Los hallazgos reflejan una percepción de inseguridad moderna, pues las familias ya no pueden suponer que sus hijos serán prósperos. Se espera que aproximadamente una cuarta parte de los niños nacidos en clase media bajen de estatus. Nada de esto encaja con la imagen de EE.UU. como lugar ideal para empezar de cero y de millonarios que se hacen a sí mismos. Las dificultades actuales, sin embargo, no deben asociarse con señales de una supuesta decadencia del imperio. El creciente costo de la educación superior es un elemento de disuasión. Y hay un problema más amplio de financiación de la educación superior a nivel estatal.

Muchas personas que se matriculan en la universidad no se gradúan, y eso reduce la tasa de graduados.

La deuda Sueca Universitaria

En Suecia ocurre un fenómeno interesante: al acabar la universidad, los jóvenes tienen una deuda que llega a 19,000 dólares. Como punto de comparación podemos tomar a Estados Unidos, donde el monto llega a 27,000; sin embargo, la educación superior sueca es gratuita, contrario a lo que pasa en EU.

¿Entonces por qué la deuda?

Algunos podrían argumentar que esto se debe a los costos de vida, tomando en cuenta que Suecia es de los países más caros para vivir. Sin embargo, hay que considerar que países de la zona con costos de vida similares y donde la educación pública no es gratuita, tienen jóvenes con niveles de deuda menores a los suecos.
La explicación se da por el lado cultural. Contrario a países como Estados Unidos a Gran Bretaña donde los padres toman en cuenta la educación de sus hijos dentro de su situación financiera.

• En Suecia los jóvenes se hagan responsables de sus propias finanzas.

• Además, los jóvenes salen rápido del hogar; solo 3% de los suecos continúan viviendo con sus padres después de los 30 años.

• Esto hace que casi todos los jóvenes en educación superior tomen préstamos para financiar su vida durante los estudios.

Sin embargo, la existencia de deuda no es mala, siempre y cuando sea sostenible.

En Estados Unidos hay muchos jóvenes que batallan por pagar los préstamos debido a que buena parte de sus ingresos como profesionistas deberán destinarlos a esto, además de la situación laboral que vive el país. Mientras que en Suecia menos del 4% de los ingresos mensuales son destinados al pago del crédito y se liquida a 25 años o hasta que el entonces estudiante cumpla 60 años.

Esto permite que los jóvenes suecos pueden iniciar de manera rápida el periodo de vida adulta con finanzas personales sanas.

“Microburbujas”.

Mark Kantrowitz, autor de tres libros sobre ayuda financiera para estudiantes, explica que él no cree que estemos cerca de una burbuja de deuda estudiantil y cree que estamos viendo es “un periodo de una caída severa en la asequibilidad estudiantil. Para argumentar su posición, el escritor explica que la gran mayoría de los préstamos estudiantiles están garantizados federalmente y que sólo un porcentaje pequeño de los estudiantes no puede pagar sus préstamo

La probabilidad de una crisis similar a la de las hipotecas se reduce si se tiene en cuenta, además, que el mercado de préstamos estudiantiles es diez veces más pequeño que el mercado de hipotecas residenciales. No descarta del todo que el panorama actual pueda desencadenar a largo plazo una crisis de mayores proporciones. Si continúan las tendencias actuales en la misma dirección en que se dirigen desde hace cuatro décadas, entonces probablemente entre 2020 y 2030 podremos hablar más de una crisis. Ahora no hay una burbuja universal de los préstamos estudiantiles. Puede haber micro-burbujas en instituciones particulares o áreas de estudio. Pero todavía no es una situación penetrante.

Tendrán que pasar décadas antes de que se vuelva penetrante, pero siempre y cuando se reduzca el crecimiento anémico actual de las becas y continúen aumentando los costos.

Número de ninis en México: 7 millones 820 mil

Razones para ser ninis: 56.2% son mantenidos por sus padres; 7.5% carecen de oportunidades laborales; 7% con trabajo eventual; 10% dedicados a la familia.

Porcentaje de ninis que no terminaron la primaria o secundaria: 26.6%

Porcentaje de ninis que tienen educación básica, pero truncaron sus estudios de preparatoria: 43.8%

Porcentaje de ninis que terminaron la preparatoria: 18.6%

Porcentaje de ninis que aprobaron algún grado de educación superior o terminaron su carrera: 11%

¿Y ahora, qué hacemos?

Datos de la Revista: Proyección del Capital Humano Julio 2013.

Anuncios