Etiquetas

, ,

Las actitudes relacionadas con la voluntad son dos: la constancia y el afán de superación. La constancia que nos hace mantenernos reiterativos ante un objetivo que vale la pena, no para nosotros sino para la empresa que dirigimos. El afán de superación que nos hace intentar siempre elevarnos sobre nuestros propios puntos de vista.

El tercer grupo de capacidades o aptitudes del político de empresa se refiere a las Cualidades Innatas. Tras el estudio de los Conocimientos y Actitudes del político de empresa aparecía claramente el hecho, de que en la lista faltaban una serie de aspectos enormemente importante en el posible éxito del tipo de persona que estudiamos, y tras reflexiones y discusiones en nuestros trabajos de área nos pareció observar que las características o aptitudes que faltaban eran características en las cuales el político de empresa puede mejorar poco, algo pero poco; es decir que se tienen en determinado grado o que la persona ha alcanzado de una manera más o menos natural, y que pueden ser modificados solo en una pequeña proporción por procedimiento de desarrollo del tipo que sea. Este es el motivo por el cual al conjunto de capacidades que faltaban les hemos dado el nombre de Cualidades innatas, como si se tratase de cualidades que se tienen de nacimiento, aunque no lo afirmamos del todo; o que por lo menos en nuestro estado actual de conocimientos resultan más difíciles de desarrollar en la persona que los dos grupos anteriores de Conocimiento y Actitudes. Esto es lo mismo que decir que, una persona que carezca radicalmente de las Cualidades innatas estará en difíciles condiciones para ser político de empresa aunque lo pretenda, aunque posee en alto grado los Conocimientos y Actitudes a que me he venido refiriendo. Dicho de otra manera y muy aproximadamente afirmaría que las Cualidades innatas son lo más importante de los tres grupos de capacidades que estamos estudiando.

Son lo más importante, siempre que los Conocimientos y Actitudes se den en un grado mínimo pero suficiente, por que ese grado mínimo de conocimientos y actitudes será frecuentemente mejorable a través de metodologías de formación del hombre, de las que disponemos hoy día. Estas cualidades, innatas, de momento, son para nosotros ocho:

1) El impulso para actuar en la incertidumbre
2) La creatividad
3) El tener una imaginación realista
4) El tener confianza en sí mismo
5) La iniciativa para abordar asuntos clave
6) La capacidad de respuesta frente a los inesperado
7) En cada personalidad determinada destaca un elemento de distinción
8) Capacidad de despertar la confianza de los demás

No vamos a entrar en la descripción de estas cualidades en este documento confiando en que la discusión de los casos se podrán de manifiesto con suficiente claridad. Una descripción completa de este conjunto de cualidades se intentará más adelante; poseemos ya ahora abundante material sobre ellas, y desde este ángulo podría abordar la redacción correspondiente, pero mi deseo es esta nota se detiene aquí.

Notas de Don Antonio Valero.

Anuncios