Etiquetas

, , , ,

El término resilencia significa: Capacidad que tienen las personas para superar las dificultades e incluso salir fortalecidas. La resilencia es una habilidad que se requiere desarrollar para enfrentar la adversidad, no es por azar.

Ante situaciones de la vida cotidiana como pueden ser la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, malas experiencias laborales, problemas de pareja, problemas económicos, etc., las personas reaccionan de diferentes formas según el grado de vulnerabilidad, o sea según su grado de resilencia.

La resilencia permite a las personas salir airosos, resistir, sobrevivir y acceder a una vida productiva para sí mismos y para la sociedad. Actualmente se viven cambios turbulentos, presión continua y una nueva manera de hacer negocios, esto obliga a mantener una energía firme, a recuperarse rápidamente de los contratiempos y a fortalecerse con las adversidades.

Casualmente, el término “resilencia” proviene de la física. Se aplica a la elasticidad de un material capaz de resistir la rotura luego de un choque o impacto con un objeto contundente. La traducción de la expresión inglesa correspondiente a “entereza”, es decir, a la fortaleza o resistencia para salir airosos de las pruebas que nos golpean.

En psicología se utiliza el concepto para identificar los procesos y hechos que permiten a los individuos y familias soportar los desafíos y estados persistentes de superación y de la reparación. Se trata de la capacidad potencial de un ser humano de salir herido; pero, fortalecido de una experiencia aniquiladora. Este enfoque se funda en la convicción de que el crecimiento del individuo y la familia puede alcanzarse a través de la colaboración de la adversidad.

El concepto de resilencia ocupa un lugar importante en la teoría y las investigaciones, especialmente con respecto al desarrollo del niño y la salud mental del adulto. Se ha estudiado, por ejemplo, como sobreviven algunos niños con buena salud a una familia disfuncional y las virtudes que poseen ciertos individuos para derrotar la adversidad.

Investigaron qué recursos tienen esos hijos de padres mentalmente enfermos para superar sus experiencias tempranas de abuso o negligencia y llevar una vida adulta normal y saludable. Se les ha llamado “niños invulnerables”, considerando que tienen una suerte de fortaleza biológica o coraza caraterológica.

Otro tema predilecto de los estudios ha sido descubrir qué tienen esas personas que enfrentan sucesos catastróficos que producen un efecto devastador en la mayoría, pero, que en ellas les haces sacar fuerzas de flaquezas y aprovechar al máximo sus recursos positivos.

Varias investigaciones hallaron que un temperamento despreocupado y alegre y un alto grado de inteligencia contribuían a forjar la resilencia, aunque no en forma definitiva y concluyente. Más significativo parece ser la autoestima y la creencia en la propia eficacia.

Esa disposición hace más probable prevalecer sobre las dificultades, a diferencia de aquellos que son dominados por un sentimiento de impotencia. Quienes tienen confianza en sus propias fuerzas y recursos, tienen más probabilidad de superar eficazmente la adversidad.

Se ha comprobado que las personas más resistentes al estrés son aquellas que poseen tres características de personalidad:
1) Autocontrol.- Creen que son capaces de controlar los eventos que se les presenta o pueden gravitar sobre ellos.
2) Compromiso.- Se sienten profundamente comprometidos con lo que hacen o identificados con la causa.
3) Desafío.- Ven los problemas no como algo abrumador, sino como desafíos apasionantes que los pueden conducir a mejorías o superación.

Con respecto a los recursos familiares y sociales asociados con la resilencia, los investigadores han señalado la importancia del cariño, el afecto, el apoyo emocional y la existencia de un orden familiar de límites claros y razonables. Se ha enfatizado el valor de los procesos interactivos, la cohesión, la flexibilidad, la comunicación franca y la capacidad de resolver problemas como factores que favorecen el buen funcionamiento familiar y contribuyen al bienestar de sus miembros.

Notas del libro: Compartamos Conocimientos de Miguel Mayoral.

Anuncios