Etiquetas

, , ,

Medición de la productividad.

Hay interés en medir la productividad ante todo porque se requiere de un indicador relativo de la efectividad con la que la organización ha venido consumiendo los recursos en el proceso de cumplimiento de os resultados deseados. En otras palabras: los directivos, como todos, necesitan saber cómo lo están haciendo, en comparación con el desempeño de períodos anteriores. “¿Se está avanzando o se está retrocediendo?, ¿Cuál es la magnitud de ese avance o de retroceso?, ¿Son eficaces los programas?”. Aunque por sí mismos los índices de productividad por lo general no muestran las razones por las cuales surgen los problemas, cuando se les compila adecuadamente, con la oportunidad y en un formato fácilmente comprensible, sirven a la dirección par descubrir los problemas y su magnitud.

Antes de seguir analizando la medición e información de la productividad, puede ser muy útil revisar la definición de productividad. ¿Qué es con exactitud lo que se trata de medir y de informar? . La productividad se define como la relación entre la producción total y los insumos totales; esto es, la relación entre los resultados logrados y los recursos consumidos; o la relación entre la efectividad con la cual se cumplen las metas de la organización y la eficiencia con que se consumen esos recursos en el transcurso de ese mismo cumplimiento. Una medida esencial muy conocida de la productividad es la “producción o rendimiento por hora”.

La dificultad de concebir e implantar con éxito sistemas significativos de medición.

Medir la productividad es algo más fácil de decir, que de hacer. Por esa razón muchas son las organizaciones que no cuentan con tales medidas, y aquellas que las tienen, por desgracia o no tienen sentido o son incompletas. Para una organización que produce el mismo artículo o brinda el mismo servicio año tras año, la medición es algo relativamente sencillo.

Existen otras muchas razones por las que es difícil concebir, ejecutar y beneficiarse con mediciones que tengan sentido. A continuación se mencionan algunas de ellas:
1) Las mediciones tienden a ser muy amplias.
2) Las mediciones se centran en las actividades y no en los resultados.
3) Los insumos se simplifican demasiado y se excluyen factores importantes que ponen en peligro la validez de las mediciones.
4) Las organizaciones vacilan en proporcionar los recursos necesarios para realizar las mediciones.
5) Los procesos de trabajo son complicados y difíciles de separa y medir.
6) El sistema de medición fomenta las ganancias a corto plazo en prejuicio de los resultados a largo plazo.
7) El sistema de medición no logra delinear las responsabilidades o las recalca en una forma destructiva.
8) La integridad del sistema de medición se pone en peligro.
9) El sistema de medición recalca ciertas facetas del desempeño del a organización a expensas de otras.

Criterios de mediciones significativas.

Un paso importante para mejorar la productividad en cualquier organización consiste en idear e implantar mediciones significativas. Si ya existen en operación mediciones de la productividad es interesante compararlas contra los siguientes criterios:
1) Validez: Refleja con precisión los cambios en la productividad.
2) Totalidad: Toma en cuenta todos los componentes, tanto de la producción, como del insumo, de un determinado índice de productividad.
3) Comparabilidad: Permite la exacta medición del cambio en la productividad entre un período y otro.
4) Exclusividad: Toma n cuenta y mide por separado la productividad de todas las actividades.
5) Oportunidad: Asegura que la información se comunica a los directivos con suficiente prontitud para que puedan tomarse las acciones correctivas en cuanto surgen los problemas.
6) Efectividad en costos: Consigue mediciones de modo que cauce el menor número de interrupciones a los procesos productivos continuos de la organización.

Anuncios