Etiquetas

,

El método del caso, entre otras características, es un proceso didáctico eminentemente “social”. Social en su origen, en su dinámica, y social también en su finalidad. En su origen y en su dinámica puesto que enseña a decidir decidiendo con otros, y en su finalidad, porque la decisión empresaria no prescinde de aquellos con quienes dicha decisión ha de implementarse.

La condición fundamental social no riñe sin embargo, con aquella otra nota, en apariencia contraria, que es justamente su “condición personalizada”.

El método del caso es una herramienta muy adecuada para el aprendizaje y para el desarrollo de las capacidades activas. Capacidades que hacen referencia al arte social. No ha de entenderse este arte como un hacer bien, personal y exclusivo. Se trata de hacer bien con otros. De la misma manera que un jugador de fútbol, el participante de un curso de desarrollo de capacidades gerenciales a través del método del caso, ha de enriquecer sus potencialidades activas actuando con otros. Es así como coinciden en el método esas dos notas tan suyas y peculiares: su condición social y su condición personalizada.

En otras palabras, en el ámbito personal, el método del caso persigue el enriquecimiento de ese conocimiento práctico que me permite obrar con precisión ante una situación que, si bien guarda cierta semejanza con alguna otra vivida anteriormente, es ciertamente distinta.

En el ámbito social, la sinergia que se genera de la interrelación humana, a través del diálogo sobre situaciones reales, distingue a este método, desde su raíz, de los procesos tradicionales de enseñanza.

Además de las actitudes ya mencionadas arriba, consideramos de gran importancia el que se sepa escuchar y tener paciencia. Teniendo en cuenta que el saber escuchar implica abrir la inteligencia y la memoria; abstenerse de juicios a priori o precipitados.

a) El trabajo en equipo es pieza fundamental dentro del mecanismo de trabajo del método del caso. Está destinado a repasar los casos que van a ser realizados en las sesiones plenarias.
En él, se aclaran dudas que hayan surgido al estudiar individualmente un caso.
b) El trabajo en equipo ayuda a los que no están acostumbrados, a hablar en público, porque crea en el equipo un ambiente de confianza que incita a intervenir en la discusión de cada caso, sin temor a quedar en ridículo al hacer una afirmación equivocada.
c) En este trabajo, la discusión ayuda a corregir errores accidentales o de principio y a depurar las ideas, de tal manera, que se llegue a las sesiones plenarias con ideas claras sobre los hechos, los problemas, las soluciones y los planes de acción de cada caso.
d) Como los equipos se integran con personas de distintas experiencias empresariales, si todos participan activamente, los conocimientos de cada uno resultan enriquecidos.
e) El trabajo en equipo no es una reunión para estudiar y oír por primera vez los casos, hay que hacerlo antes, por tanto, cada miembro de un equipo es responsable ante sus compañeros de preparar bien sus casos para contribuir con sus conocimientos y experiencia a que la reunión de equipo resulte útil. Llegar a esta reunión sin conocer los casos, va en perjuicio de todo el equipo y, después, de todo el grupo durante las sesiones plenarias.
f) En el trabajo en equipo, no se pretende llegar a una unidad de criterio entre todos los del equipo y defenderla después colectivamente en la sesión plenaria, puede y debe haber, tantas opiniones distintas como miembros del equipo.
g) La reunión de equipo no es una tertulia de amigos, sino una sesión de trabajo. Hay que evitar la tentación de caer en la fácil conversación de temas intrascendentes.
h) La reunión del equipo no debe durar menos de 1⁄2 hora por cada caso.

Anuncios