Etiquetas

, , ,

Admitiendo que el valor dominante es el de una estrategia definida en términos de resultados, veamos ahora de qué resultados se trata. El management by objectives, centrado miope y aun ciegamente en los objetivos, no tendrá en cuenta la calidad moral de los medios a emplear, pues su máxima de acción es el logro del objetivo a toda costa.

Pero, además, el management by objectives, en su sentido fuerte (“lograr el objetivo es lo único”), no tiene en cuenta los efectos resultantes que se derivan de los objetivos conseguidos. Hay un valor ascendente que no sólo asoma ahora la cabeza, sino que se ha hecho manifiesto, tal vez incluso demagógicamente manifiesto, el cual apunta precisamente a los nefastos y desproporcionados efectos resultantes de nuestra industrialización conseguida a toda costa. Los trastornos ecológicos son inocultables.

Sin embargo, lo que no se ha manifestado aún con verdadera fuerza y claridad, es que la ecología deteriorada se refiere tanto a la naturaleza exterior como a la naturaleza interior del ser humano. Nosotros confesamos encontrarnos perplejos ante una situación que no sabemos explicar: al lado de la preocupación por conservar las leyes que rigen el buen funcionamiento de la naturaleza externa (desde los pájaros hasta las plantas), se da la despreocupación absoluta –casi desprecio-, por parte de los mismos sujetos, en la conservación de esa maravillosa naturaleza humana cuyo equilibrio es más difícil y más valioso que el entorno natural. ¿Servirá de algo mantener en alto la vigencia de la naturaleza física y biológica para que viva en ella un hombre tan degenerado como ahora lo empieza a estar en nuestro tiempo? Uno de los principales efectos resultantes que deben ser inquiridos al observar los objetivos de las empresas, es la huella que deja en el ser humano la consecución de aquellos resultados: ¿puede decirse que el logro de este objetivo ha hecho más hombre al que lo logró, al cliente destinatario del objetivo, al proveedor que ayudó a conseguirlo? La empresa comienza ahora a hacerse estas preguntas inusuales, que no se encuentran a tono con la fuerza de los valores ahora dominantes.

Notas del Libro: Dilemas éticos de la empresa contemporánea de Carlos Llano

Anuncios