Etiquetas

,

La ética para muchas organizaciones y personas es un valor pasado de moda que se interpone negativamente en el actual sistema económico y social.

Pero personalmente creo todo lo contrario, si se aplicaran criterios éticos en la economía y en los negocios, en cada decisión que se toma, la realidad social y económica sería mucho mejor que la actual.

La Responsabilidad Social de las Empresas es muy utilizada por diversas organizaciones lo cual es muy positivo. Pero la RSE para que sea genuina debe estar guiada por la ética, pero no solo con un criterio filosófico sino que a nivel práctico, en acciones directas y tangibles.

La ética es un componente clave en la gestión de RSE por lo que debe estar presente en todo programa o acción de RSE que realiza la organización. Sin ética la RSE está incompleta, le falta credibilidad y se confunde con otro tipo de acciones como la ayuda social, filantropía, caridad entre otros conceptos relacionados.

En la actualidad hay muchas organizaciones que implementan acciones de RSE en forma frívola, hipócrita e interesada y sin una pizca de ética. Amplios sectores y personas no creen en la RSE porque aun es frecuente la doble moral de empresas que se autodenominan como responsables solo por que desarrollan un plan de RSE.

Pero al mismo tiempo esas “empresas responsables”, tienen comportamientos no éticos en la gestión diaria que son más graves que las acciones buenas que realizan. Estas situaciones se producen porque las empresas no incluyen a la ética en toda su gestión. Es un verdadero desafío lograr una organización responsable basada en la ética, pero es posible.

Las empresas que realmente quieren ser socialmente responsables y no solo mostrarse como responsables deben incluir a la ética como herramienta de construcción de una organización positiva para la sociedad. Es importante que los CEOS, accionistas, dueños de empresas, gerentes y el resto de la comunidad comprendan que la ética no limita la posibilidad de ganar dinero u obtener ganancias de las organizaciones, solo aporta un marco y limite de la forma de conseguirlo.

Las organizaciones pueden ganar dinero pero deben hacerlo éticamente y con un criterio más solidario y menos egoísta. Una organización que no perjudica o abusa de sus trabajadores, clientes, medio ambiente ni del resto de la comunidad con la que se relaciona es realmente responsable en su gestión.

Una empresa con una gestión genuina de RSE no solo debe lograr altos niveles de ganancias sino que tiene que ser capaz de ayudar a otros sectores sociales a beneficiarse por este buen resultado. Además de usar los recursos naturales y el medio ambiente en forma responsable teniendo en cuenta las futuras generaciones.

Se necesitan más empresas, negocios y organizaciones éticas para poder revertir muchos de los problemas económicos y sociales que afectan a muchos países y regiones.

La ética ayuda a las organizaciones a incorporar en la gestión el verdadero significado y espíritu de la RSE.

Adriana R. Orsi, Analista en RSE y especialista en co

Anuncios