Etiquetas

,

La base conceptual del diagnóstico se asemeja a la medicina, donde una empresa (que puede ser el paciente) tiene problemas y acude en busca de ayuda a un especialista )el médico); éste le examina, detecta las causas de los problemas y prescribe una solución. Sin embargo, el diagnóstico de una empresa requiere un esfuerzo mucho mayor de colaboración de lo que supone el modelo anterior.

En cuanto a las raíces etimológicas del diagnóstico se deduce su significado científico de dia (a través) y gnosis (conocer). Por lo tanto, se trata de “ conocer a través de o por medio de”. Con base en lo anterior se entiende por diagnóstico: el proceso de investigar cómo funciona la empresa en el presente y obtener información precisa para planear las intervenciones del cambio. El diagnóstico de la empresa también se entiende como la conclusión del estudio de investigación de la situación real de la compañía, que detectan alteraciones negativas, como las debilidades y amenazas, que serán la base para planear el cambio y perfeccionar el funcionamiento.

Cuando se detecta que la empresa tiene problemas, se investigan las causas en las que interviene el capital humano según su responsabilidad correspondiente; se reúne información precisa, además de que se analiza y obtienen conclusiones para planear las acciones y ponerlas en práctica para una mejora continua.

Las características que debe tener un diagnóstico empresarial para que sea la base de un mejoramiento se explican a continuación:
Debe ser realizado siguiendo un enfoque estratégico. El resultado del diagnóstico será la base para que la empresa a mediano y largo plazo funcione estratégicamente en forma sostenible de acuerdo con su visión, misión, valores, objetivos, análisis, implantación y retroalimentación del proceso estratégico par lograr una mejora continua.
Debe de incluir todas las áreas de la empresa. Toda la estructura de la empresa es básica iniciando con el nivel estratégico, táctico y operativo, que se encuentra verticalmente. De manera horizontal, las jerarquías tienen el mismo nivel y diferentes funciones para la empresa. Al aplicar el diagnóstico en ésta es importante que todas las áreas sean tomadas en consideración, en el resultado nos daremos cuenta de que existen potencialidades que no hemos aprovechado y, por otro lado, de que hay cosas que ubicamos como importantes y que no son prioritarias para la empresa. Todas las divisiones de esta última son básicas dado que cumplen una función y si dejan de realizarse, la empresa no logrará su gestión.
Debe definir un ejercicio periódico, no ocasional ni extraordinario. Lo recomendable es que en la fase de planeación en el elemento de programación se calendarice la realización del diagnóstico, dado que representa la mayor forma de analizar y medir el desarrollo de la empresa a través del tiempo. Sólo investigando lo que ha sucedido en períodos anteriores, la empresa puede precisar la realidad actual, para mejorar con el tiempo y buscar la efectividad total con esta planeación. La empresa, como parte de sus políticas, deberá programar en un principio la realización del diagnóstico a corto plazo y en el futuro en forma estratégica, es decir, a mediano y largo plazos.
Debe realizarlo personas internas o externas con aptitud y actitud integral. La o las personas que dirigen el diagnóstico de la empresa deben ser íntegros y tener la capacidad profesional tanto teórica como práctica para que la investigación y el análisis se desarrolle sobre la metodología correcta, el profesional puede ser interno o un consultor externo. El personal restante debe ser sensibilizado y capacitado para que funcione como equipo de alto desempeño y el resultado del diagnóstico será la base para una mejora continua.

Las características mencionadas consideramos deben tomarse como base para que el diagnóstico de la empresa logre resultados efectivos y sustentables para ella.

Notas del libro Admon. Estratégica de Luna González

Anuncios