Etiquetas

, , , ,

En México hemos iniciado el tan conocido “Maratón Guadalupe-Reyes” (del 12 de diciembre al 6 de enero), el más peligroso para sus finanzas personales. Caracterizado por los compromisos sociales, pero sobre todo por los gastos que se realizan aprovechando el periodo vacacional de fin de año: obsequios navideños, posadas, intercambios, llegada de Santa, Niño Dios o Reyes Magos, además de la gran cena familiar.

En esta euforia de gastos, muchas veces olvidamos la planificación de nuestra economía y el óptimo aprovechamiento del anhelado aguinaldo, para el que se trabajó duro durante 12 meses.

Aguinaldo significa regalo de Navidad, en ocasión de reyes magos o por alguna celebración que se recibe de la empresa o patrón y que se contempla además en el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) desde el año 1970, que debe pagarse antes del 20 de diciembre y es equivalente a 15 días de salario por lo menos en su equivalente para quienes laboran menos del año.

A continuación le comparto algunas ideas para que esta temporada no le cause un desequilibrio en sus finanzas y que le ayude a administrar mejor su aguinaldo:
• La famosa cena de navidad y de año nuevo: En su origen el aguinaldo tenía como objetivo ayudar al trabajador a solventar sus gastos de esta temporada, planee el gasto de una rica cena que le ayude a mejorar la convivencia familiar. No se convierta en el Grinch más grande de la familia, en esta época refuerce lazos de amistad. La cena de Navidad no depende del costo de los insumos utilizados como el piñón o bacalao, cuyo precio se eleva aún más en esta temporada, sino del ambiente alrededor de la mesa, una mesa bien puesta y la armonía entre los comensales con el propósito de pasarla bien son una garantía de Noche Buena.
• Planee sus compras: Haga una lista de sus compromisos sociales y los regalos que son realmente indispensables. Vale la pena invertir tiempo para esta reflexión. Una opción será gastar, comprar y endeudarse. Otra, menos divertida, por cierto, es reducir deudas, ahorrar. Haga un plan formal de lo que ingresará y lo que gastará, no sobrepase los límites del plan, no está obligado a dar regalos a todos los compañeros de la oficina, amigos, ni a ir a todas las fiestas que lo inviten.
• Visite las tiendas con un plan de compra establecido y evite salirse del plan. Evite ir a las tiendas cansado, con hambre o con poco tiempo, pues generalmente termina gastando de más y eligiendo lo que primero encuentra. Compare precios y asegúrese de que está pagando un valor justo por cada bien.
• Dosifique el uso de la Tarjeta de Crédito, utilice puntos, certificados de regalo, y todo aquello que le amplíe su presupuesto.
• Si es posible deje algunas compras y presupuesto para después de diciembre, la mayoría de los comercios hacen rebajas importantes para reducir inventarios y liquidar artículos de temporada.
• Reduzca deudas. Las deudas aumentan el estrés. Liquide aquellas que le cobran más tasa. Pague saldos de sus tarjetas de crédito, abone al crédito de su auto, póngase al corriente con las colegiaturas vencidas. Una deuda que causa interés moratorio, comisiones, gastos de cobranza, puede duplicarse en unos cuantos meses.
• Adelante flujo de gastos que vencen en el corto plazo: en muchos servicios existe ahorro extraordinario si paga por adelantado, tal es el caso de predial, agua, mantenimiento del coto, etc. Invierta parte de sus ingresos: Si el aguinaldo es suficiente, ahorre, prevea el pago de algún plan de seguro (educativo, vida, salud, etc.).
• Invierta en su cuenta de ahorro voluntario del plan de pensiones, afore o bien en su fondo de ahorro de la empresa, no existen montos mínimos, puede invertir lo que usted quiera. Revise las reglas que existen para cada alternativa.
• No adquiera deudas adicionales: No gaste más de lo que recibe en su aguinaldo, evite las compras a meses sin intereses si no ha planeado adecuadamente.
• Evalúe los bienes que compra, gran cantidad de productos terminan en la basura al iniciar el año siguiente. Si no tuvo cuidado y conciencia de los gastos realizados, el próximo enero será una cuesta difícil de escalar (“Cuesta de enero”).

El año 2013 será un año complejo desde el punto de vista de planeación, debido a la cantidad importante de reformas que se están dando en las empresas, en México y a nivel mundial. La mejor forma de prepararnos es cerrar bien el 2012 y con finanzas equilibradas y así estaremos listos a lo que venga.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones, con una gran fuerza de voluntad, seguramente tendrá unas felices fiestas y un buen 2013.

Notas de: Alejandro Rodríguez Magaña.

Anuncios