Etiquetas

, , ,

Un impacto notorio de las prácticas deficientes en la administración de materiales y compras es el incremento en el inventario de materia prima. Mucho más de 50% de los fabricantes cuentan con la cantidad suficiente de materia prima para satisfacer las necesidades de producción durante más de un mes. Muchas empresas suponen que su inventario de materia prima será utilizado para cumplir con las necesidades de producción del mes o los dos mese siguientes. A partir de un análisis minucioso de las existencias reales, es fácil darse cuenta de que el inventario no coincide con los requisitos de la producción a futuro y, a su vez, de que hay excedentes o escasez de algunos artículos.

En tanto que es cierto que el rubro en el que resulta más económico mantener inventarios es la materia prima, donde se ha agregado menos valor, aún así esta práctica resulta onerosa. Dado que el material es un porcentaje considerable del costo de los productos que se venden, los niveles altos de materia prima exigen que la empresa adquiera, antes de los necesario compromisos, que resultan costosos, respecto a capital de trabajo. El costo de solventar capital de trabajo para mantener excedentes de materia prima puede resultar significativo. Por ejemplo, con un costo anual de capital de 14%, existe un costo resultante de mantener inventario de 1% por cada mes que se mantiene el material. El costo de mantener excedentes de materiales, o de que éstos no coincidan con las necesidades de producción, provoca que se incremente el costo neto del material para la empresa en la misma proporción.

El ejemplo siguiente, en el que se utiliza un costo de mantener inventario de 1% mensual, ilustra el impacto que surte en los costos el excedente de inventarios. Suponga que la compañía XYZ opera con un cantidad de materia prima suficiente, en promedio, para tres meses. Si el material le corresponde el 65% del costo de los productos vendidos, y el margen bruto existente es de 30%, entonces la rentabilidad se reducirá en casi 1% con respecto al nivel que tendría la compañía si operara con un inventario de materia prima suficiente sólo para un mes. Tomando en cuenta que los cargos financieros de inventario casi nunca se integran en el costo de los productos vendidos, sino que se cargan a intereses, muchas empresas omiten considerar este impacto. Algunos factores como comprar en forma precipitada, el material obsoleto, los excedentes de inventario y el desplazamiento lento del mismo, dan lugar a que s consuma capital de trabajo al incurrir en costo de mantener inventarios.

Además de los costos de mantener inventarios, se presenta el riesgo de los incrementos en la obsolescencia del material. A medida que la materia prima disponible no coincide con las necesidades de producción y se origina la obsolescencia, el valor del material disminuye rápidamente, Entre otros problemas que emanan de excedentes considerables de inventario se incluyen la necesidad de contar con espacio adicional para almacenaje y los costos de las instalaciones.

Notas del libro: Administración de producción e inventarios de Peter Billington.

Anuncios