Etiquetas

Por tradición casi todos los departamentos de administración de materiales y compras han considerado que su responsabilidad primordial radica en la compra de materiales para los componentes al costo más bajo posible dentro de los estándares de calidad aceptables. El enfoque tradicional ha consistido en reducir al mínimo el precio que se paga por cada artículo de línea. Sin embargo, esto ha dado lugar a una proliferación considerable de proveedores. Se ha observado que aún pequeños fabricantes que registran ingresos anuales de entre 20 y 100 millones de dólares llegan a tener hasta 600 proveedores.
Hacer que los proveedores se enfrenten entre sí ha sido el método al que más se ha recurrido para reducir al mínimo los precios de artículos de línea. A muchos proveedores se les elige para que surtan sólo aquellos productos que cotizaron al precio más bajo. El uso de múltiples proveedores se deriva de esta práctica.
Un segundo factor, de importancia fundamental, que incide en la proliferación de proveedores es el incurrimiento en procesos administrativos poco adecuados. Con frecuencia, el departamento de ingeniería especifica algún componente que sólo puede ser surtido por un número limitado de proveedores. El departamento de compras enfrenta dificultades para obtener estos componentes únicos a precios competitivos. Esta práctica, que se conoce como “imposición de requerimientos al departamento de compras”, es el resultado directo de una revisión poco minuciosa del proceso e requisición que no se anticipa a las necesidades futuras de productos. Puesto que la selección de algún componente de un artículo suele incidir en otros parámetros de diseño, y debido a que no existe un proveedor favorito que surta todo un grupo de productos de cierto tipo, el desarrollo de productos por omisión representa una opción durante el proceso de diseño. Una vez que ha concluido el proceso de diseño resulta complicado volver al principio y reducirse a sustituir partes.
La falta de estandarización en el diseño y la imposibilidad de adquirir partes en conjunto contribuye también a la proliferación de proveedores. Para reducir los costos totales de producción, muchos diseñadores, mercadólogos y contadores aplican técnicas de contabilidad de costos estándar con el propósito de justificar la selección de partes menos costosas que, si bien son similares a las que se utilizan en otros diseños, son un poco distintas. El uso de técnicas de contabilidad de costos estándar en el proceso de diseño de productos es susceptible de generar ahorro, pero al hacerlo se omiten de manera inherente otros que no pueden ser cuantificados con facilidad por los sistemas contables. La proliferación de partes es uno de los costos ocultos más importantes en el diseño de productos; siempre que artículos muy similares que cumplen la misma función carecen de conjunción, se acrecienta la necesidad de precisión en los pronósticos de ventas y la planeación de inventarios, en la identificación de los materiales para los componentes, el almacenamiento, el manejo y los problemas de control de taller.
Otro costo oculto importante es el tamaño reducido de los pedidos con un proveedor y la incertidumbre cada vez mayor de la demanda. Como resultado de los anterior se obtienen costos más altos, tiempo de espera prolongado y decremento en la calidad.
Conforme proliferan los proveedores, disminuye la concentración de la riqueza entre ellos, lo que da por resultado un menoscabo del nivel de importancia del fabricante ante cualquier proveedor. Esto es significativo, ya que se contradice con lo que el comprador desea obtener; es decir, costos más bajos y un alto nivel en lo que respecta al servicio. Además, pocos fabricantes hacen contratos con sus distribuidores y, por consiguiente, los proveedores están conscientes de que el comprador puede dejar de comprarles en cualquier momento. Al contrario de lo que espera el comprador, que el riesgo de perder clientes dé lugar a que el proveedor proporcione un mejor servicio, lo anterior sólo refuerza la costumbre de los proveedores de mantener un margen favorable en aquellos negocios que no son de importancia fundamental.
Notas el libro Planeación de la producción y control de inventarios de Sim Narasimhan

Anuncios